Programación
Jueves 19

BLOG DE NOTICIAS

Lugares exóticos que tienes que conocer

31 de Mayo de 2017

Una catarata petrificada, una playa situada tierra adentro, y sólo accesible por una cueva. Un jardín surrealista que desafía los sentidos, un río de agua turquesa o cascadas en azul. Una iglesia que asoma entre restos de lava, una cueva con tres millones de murciélagos que parece vivir cada día una erupción como un volcán. Un bosque de piedra, una cascada desde 246 metros de altura…. Son algunos de los lugares exóticos que tienes que conocer y que te inspirarán a viajar y conocer éste maravilloso país:

1. Una cascada petrificada.

Se encuentra en el Valle de Mitla, México. Es una vertiente pétrea que se mantiene inmóvil en medio del verde exuberante que la circunda. La mayoría de los lugareños se refieren a esta catarata congelada como “Hierve el Agua”. La misma está formada por carbonato de sodio y magnesio con vetas de azufre que han dejado a esta formación como un manantial que detuvo para siempre su marcha al borde de la colina.  El plus de la catarata petrificada es que también se puede disfrutar de las piscinas naturales en lo alto de la montaña, desde donde emana el manantial, un verdadero baño al borde de un precipicio de vértigo.

2. Una playa tierra adentro escondida en una isla

Ésta playa (llamada playa Oculta o Hidden Beach) es uno de los atractivos por la que cientos de visitantes llegan cada semana a las Islas Marietas. Son pequeñas islas deshabitadas y protegidas frente a la costa de Punta Mita, en Nayarit, a las que se llega sólo con tours autorizados. Llegar es una pequeña aventura (los tours autorizados salen desde Punta de Mita, en la zona centro oeste de México, costa del Pacífico.), ya que para pisar la playa hay que nadar y atravesar un túnel.

Las islas Marietas son pequeñas, y están protegidas de la pesca y la caza, por lo que son uno de los pocos sitios costeros de México donde la fauna marina está a resguardo de la actividad humana. En el área se pueden ver tortugas marinas, mantarayas, delfines y hasta ballenas en la temporada de diciembre a marzo. Para llegar, hay que contratar tours autorizados desde Punta de Mita, en la zona centro oeste de México, costa del Pacífico.

4. Un jardín surrealista en Xilitla (Las Pozas)

Una de las curiosidades artísticas a cielo abierto, y en medio de cascadas, piscinas naturales, y una naturaleza exuberante. Se encuentra en el municipio de Xilitla, en San Luis de Potosí. Es un conjunto artístico surrealista realizado por Edward James, un milllonario y artista inglés que llega a México con la idea de situar un jardín del edén, eligiendo éste terreno al borde del río Santa María, en la sierra Huasteca.

5. Un río de agua turquesa (Huasteca Potosina)

Para algunos es uno de los ríos más bonitos de México, una verdadera puesta en escena natural que terminará por deslumbrar aún desde cada imagen: un río azul turquesa, dentro de un cañón de roca caliza que simula paredes que parecen esculpidas. Se llama río Tampaón, y está en la Huasteca Potosina.La parte de la que hablamos es la del río Tampaón propiamente dicho, que en su parte alta se llama río Santa María, un curso de agua que atraviesa y despliega varios atractivos. Llegar supone una pequeña aventura, partiendo desde Ciudad Valles con rumbo al río Gallinas desde donde se prosigue a pie hasta la cascada Tamul (otra de las grandes sorpresas de éste paseo y lugar). Desde ese punto, se desciende hasta el río Tampaón para proseguir a remo.

6. Las cascadas de agua azul

Desde la ciudad de Palenque, en el estado de Chiapas, se llega hasta las cascadas de Agua Azul, color causado por las sales de carbonatos. Se encuentra en el corazón de la Selva Lacandona, y no es tan fácil de llegar, por lo que a menudo se recomienda hacerlo con un guía.Estas cascadas fueron declaradas Reserva especial de la Biosfera para lograr proteger este área que, basta mirarlo, para entender la importancia del ecosistema que encierra. Los afluentes del río Otulún, Shumuljá y Tulijá se unen para formar esta caída de agua tan particular por su tonalidad.

Nuestros Aliados