Los destinos subterráneos más impresionantes de México

Las bellezas que esconde México bajo su suelo.

197
Los destinos subterráneos más impresionantes de México
Foto: 719huntress/Instagram

Desde cenotes hasta cuevas verticales, hay una amplia variedad de maravillosos destinos subterráneos naturales en México. En estos destinos se pueden realizar diversas actividades como nadar, escalar, caminar y hacer espeleología, entre muchas otras.  

Te podría interesar: Las fresas tienen su circuito en Irapuato

Minas zacatecanas

Durante la época colonial, Zacatecas era uno de los principales centros mineros gracias a su riqueza en plata. De ahí que la legendaria Ruta de la Plata tenía una de sus principales escalas en este estado.

Aunque la bonanza minera ya no es la misma, aún conserva vestigios de aquellos años en El Edén, considerada una de las minas turísticas más imponentes del país.

Además de realizar actividades como senderismo y recorridos guiados, también cuenta con la posibilidad de degustar platillos típicos hasta bailar en La Mina Club Bar, el único centro nocturno del planeta localizado en este tipo de sitios subterráneos.

Grutas de la Estrella

Al interior de estas grutas se forman estalagmitas y estalactitas, resultado de la acumulación de sales y minerales. También cuenta con cenotes y pozos profundos de aguas cristalinas.

Para disfrutar de su belleza, debes descender unos 540 escalones, junto a la corriente de los ríos Chontalcuatlán y San Jerónimo, que se unen en este sitio y forman un cause común.

Las Grutas de la Estrella se hallan en el mítico pueblo de Tonatico, muy cerca de Ixtapan de la Sal, en el Estado de México.

Grutas de Cacahuamilpa

Al norte del estado de Guerrero, entre los municipios de Pilcaya y Taxco de Alarcón, se encuentran las increíbles grutas de Cacahuamilpa, consideradas como un Área Natural Protegida, dentro de la categoría Parque Nacional, desde 1936.

Además de formaciones rocosas, este lugar subterráneos está repleto de historias y leyendas ancestrales, pues en tiempos inmemoriales fue utilizado como centro ceremonial por grupos chontales.

En este sitio hay 19 salas llenas de estalactitas y estalagmitas. Su altura interior llega a los 21 metros y tiene una anchura de 42 metros. Allí se encuentra una sala de conciertos, una de las más insólitas del planeta por sus grandes cualidades acústicas.

La temporada de conciertos suele llevarse a cabo durante los meses de mayo y noviembre, mismos que coinciden con los festivales culturales más importantes de la región.

Sótano de las Golondrinas

Este impresionante abismo es uno de los sitos más increíbles que esconde la república mexicana; localizado en pleno corazón de la Huasteca Potosina, posee una profundidad de 512 metros, suficiente como para alojar el edificio Empire State, en Nueva York.

Es considerada la caverna vertical más bella del planeta y es refugio de aves, sobre todo golondrinas de cuello blanco y pericos, que vuela en espiral a primera hora del día y regresan por la tarde para dejarse caer en picada y resguardarse de los peligros de la oscuridad.

Para descender, hay que hacerlo acompañado de un guía certificado; también es posible contemplar su majestuosidad desde el borde de la cueva.

Te podría interesar: Hoteles pet friendly: disfruta México con tu mascota

Ik Kil

En el estado de Yucatán hay un gran número de cenotes, pero Ik Kil es uno de los más famosos, por sus aguas cristalinas y la naturaleza que rodea a esta caverna.

Este cenote semiabierto está ubicado cerca de la zona arqueológica de Chichén Iztá, a sólo 35 minutos de Valladolid. Tiene 60 metros de diámetros y 40 de profundidad.

En su interior se pueden observar pequeñas cascadas que se forman entre las raíces de los árboles, así como bagres negros que nadan entre sus aguas. Además, hay una pequeña ruina maya y una escalera tallada hasta una plataforma de baño.

Sac Actún

Es un conjunto de cenotes subterráneos en la Riviera Maya, considerado uno de los sistemas cavernosos más largos del mundo, enclavado en el corazón de la selva.

Cuenta con una extensión de 347 kilómetros, aunque se cree que podría ser mayor, pues conecta con la cueva subacuática Dos Ojos.

El sistema Sac Actún se ubica en Tulum, estado de Quintana Roo, y en su interior se han encontrado restos humanos mayas, por lo que se le conoce como un espacio arqueológico sumergido.

Tiene una profundidad de 72 metros, según información de la Secretaría de Turismo del estado. Además, su belleza natural es indescriptible gracias a sus aguas cristalinas y formaciones de estalactitas y estalagmitas.

Cueva del Agua

Es uno de los secretos subterráneos mejor guardados de la Sierra Gorda de Querétaro. Se localiza en la comunidad Valle Verde, a una hora de Jalpan de Serra.

Su nombre se deriva de las pozas que se encuentran en su interior; sin embargo, el verdadero paisaje lo conforman sus formaciones de estalactitas y estalagmitas con una altura de más de 25 metros, que a simple vista parecen órganos tubulares de alguna imponente catedral gótica.

La cueva se compone de dos salones que se extienden por más de 100 metros. En uno de éstos hay un tragaluz natural situado en la parte alta de la bóveda, la cual ilumina de forma natural la caverna y crea impresionantes efectos visuales.

Cristales de Naica

Pareciera un lugar concebido en Viaje al centro de la Tierra, novela de Julio Verne. Pero es un lugar escondido al norte del país, que cuenta con 180 cristales de selenita que alcanzan hasta los 12 metros de largo por 4 de diámetro y 55 toneladas de peso.

Esta cueva está conectada con la mina de Naica, ubicada en el sur del estado de Chihuahua, y fue descubierta accidentalmente en 1910 durante labores de exploración; desde entonces, han sido localizadas cuatro bóvedas más de cristales bautizadas como Ojo de la Reina, Cueva de las Velas, Cueva de las Espadas y Cueva de los Cristales.

Aunque parece un sitio bastante tentador para visitar, sus condiciones extremas hacen que su ingreso sea muy difícil, pues se encuentra a 300 metros bajo la superficie y es extremadamente caliente, con una temperatura que alcanza los 58 °C y una humedad relativa de entre 90 y 99%.

Balamcanché

Es una caverna que durante miles de años fue un centro ceremonial para los antiguos mayas y una fuente invaluable de información acerca de esta cultura. Se encuentran a 6 kilómetros de Chichén Itzá y fue descubierto por casualidad en 1959 por el explorador aficionado Humberto Gómez.

Este sitio subterráneo está ligado a la mitología maya, pues se cree que era la entrada al inframundo y era considerada como un espacio sagrado. Dentro de esta gruta es posible ver diversas ofrendas mayas que aún permanecen en su lugar original.

La parte más imponente del recorrido es una sala que se localiza a 200 metros de la entrada, donde está la estructura llamada el Trono de Balam, en medio de un espacio donde la bóveda alcanza los siete metros de altura y se alza un gran pilar formado por la fusión de una estalactita con una estalagmita con forma de una ceiba, llamada La Ceiba Sagrada.

Grutas Karmidas

Las Grutas Karmidas, en Zapotitlán de Méndez, se ubican a mitad de camino entre Cuetzalan y Zacatlán, en la Sierra Mágica de Puebla. La erosión del manto volcánico se ha encargado de producir curiosas formas en las rocas, como La mujer acostada, El helado volteado y La lluvia de estrellas.

Pero estas grutas son de difícil acceso, por lo que se requiere de equipo adecuado para descender. Además, las bajas temperaturas son otro factor a considerar.

Las grutas Karmidas son un destino subterráneo que se divide en seis partes: los salones Diamantes, Blanco, Laguna Encantada, de los Recuerdos y del Silencio, que rodean la bóveda principal.

Recuerda que por el momento nos encontramos en contingencia sanitaria, por lo que se recomienda permanecer en casa para evitar mayores contagios. En caso de que decidas visitar estos lugares subterráneos, es importante seguir todos los protocolos de higiene.

Historias en video



En Vivo