¿Nieve en Baja California? De paisajes ocres a bosques albinos

La temporada invernal regala postales maravillosa en esta tierra de contrastes

203
¿Nieve en Baja California? De paisajes ocres a bosques albinos
Foto: SEST Baja California

Cuando piensas en Baja California, ¿te imaginas grandes territorios semidesérticos, cálidos y rocosos? Pues sí, pero hay también magníficas y apacibles zonas boscosas que adquieren una “piel” albina cuando llega la temporada invernal.

Si aún no conoces la nieve, quizá te suceda como al escritor Gabriel García Márquez cuando vio por primera vez esta manifestación del frío: quedar totalmente maravillado, y qué mejor si es en las zonas naturales más hermosas de Baja California.

Montañas, rocas, árboles y horizontes completos de este estado intentan asomarse sobre los millones de copos de nieve que tornan espectacular la vista de quien los visita en enero y principios de febrero.

No te preocupes si por las condiciones sanitarias no podrás presenciar este milagro de la temperatura, pues para eso te presentamos unas “instantáneas” repletas de nieve para que vayas preparándote para el año entrante. 

La Rumorosa con nieve

En Baja California hay una región conocida por sus inefables atardeceres; quizá sea una de las zonas montañosas más espléndidas y raras de la frontera de México con Estados Unidos, cuyas rocas ocres le dan un aspecto casi extraterrestre.

Nos referimos a La Rumorosa, ese lugar donde sus formaciones rocosas están acomodadas de manera natural una sobre otra, y al pasar el viento puedes escuchar sonidos similares a rumores humanos

Localizada a 30 minutos del Pueblo Mágico de Tecate, este sitio se torna blanco en esta fechas de hermosa nieve. Desde La Rumorosa hasta la Laguna Salada, podrás realizar caminatas níveas o alzar el clásico muñeco de nieve.

Si conduces hasta allá, te recomendamos hacer una parada en uno de los puntos nevados más conocidos: el hipnótico tramo carretero El Hongo-La Rumorosa.

Te puede interesar Valle de los Cirios, un escenario seductor en la península de Baja California

San Pedro Mártir

Una escena nevada típica, pero no menos original, es la que ofrecen las montañas y la zona boscosa de pinos, abetos y cipreses que rodean el Parque Nacional San Pedro Mártir, en Ensenada

Quedarás prácticamente absorto cuando veas las 63 mil hectáreas de naturaleza —bueno, hasta donde alcance tu vista— saturadas de nieve, con el pico más alto de la península de Baja California: el Picacho del Diablo, cuya altitud es de tres mil 100 metros.

Desde esta cima blanca —en época de invierno— se pueden admirar el océano Pacífico y el Mar de Cortés. No en vano es también refugio para la observación de estrellas como campista o desde el Observatorio Astronómico Nacional, del Instituto de Astronomía de la UNAM.

Te puede interesar Parque Submarino Rosarito, el paraíso para bucear en Baja California

Si no quieres esperar hasta la siguiente temporada de nieve, en época de calor hay un sinfín de actividades ecoturismo para aprovechar, como senderismo, ciclismo, rappel, campismo, observación del vuelo del cóndor californiano, hospedarte en cabaña, entre otras. 

Sólo recuerda: cuando visites Baja California para ver la nieve, acude con ropa térmica, calzado impermeable, antiderrapante, pues la temperatura puede descender  hasta —5 °C (con sensación térmica de —11 °C). Además, observa todos los protocolos sanitarios para evitar contagios de Covid-19, aunque te hayas vacunado.

Historias en video



En Vivo