Manglares de Mandinga: paraíso de Veracruz en libertad

Mandinga fue fundado en el siglo XVI por africanos que se asentaron en su territorio después de obtener su libertad

918
manglares de mandinga
Foto: Ravini/Pixabay

Conocer los manglares de Mandinga es una experiencia inolvidable para los ecoviajeros, amantes de la naturaleza, biólogos y aficionados a la navegación en kayak o en balsa, te contamos un poco más acerca de este escudo natural de Veracruz.

Primer pueblo libre de América

Poblado pequeño ubicado a unos 20 minutos de la ciudad de Boca del Río, Mandinga fue fundado en el siglo XVI por africanos que se asentaron en su territorio después de obtener su libertad —entonces eran esclavizados—.

Por esta razón es considerado el primer pueblo de afrodescendientes libres de América, hecho que derivó en un sincretismo cultural que mezcla raíces africanas, europeas y originarias.

Podría interesarte: Boca de Iguanas, la playa de Costalegre acariciada por los manglares

Manglares hacia la aventura

Uno de los mayores atractivos del poblado de Mandinga es la laguna del mismo nombre, la cual es acariciada por una gran extensión de manglares.

Puedes realizar un recorrido guiado en lancha —una opción ideal si viajas en familia o en grupos grandes, cumpliendo con todas las medidas sanitarias actuales—; pero si prefieres vivir una experiencia más intrépida, puedes entrar a la laguna en kayak y atravesar el Túnel de Mangle.

Luego avanzarás hasta la magnífica Isla de los Pájaros, una cuerpo de mangle donde anida una gran variedad de aves endémicas y migratorias.

Te recomendamos tener tu cámara o celular a la mano, pues no querrás perderte la oportunidad de fotografiar los huéspedes del lugar: cangrejos, lagartos, insectos y más, así como una gran variedad de plantas y árboles.

El recorrido finaliza en otra isla, en medio de la laguna, formada por mangles y restos de conchas; allí puedes desembarcar para descansar, beber agua y probar exquisitos ostiones.

Historias en video



En Vivo