Ixtlán del Río, la puerta de entrada hacia Nayarit

Ya que es punto obligado para todo viajero, vale la pena adentrarse por sus maravillas arqueológicas y coloniales

884
Ixtlán Del Río puerta de entrada a Nayarit
Dannyqu/Flickr

Considerado como la puerta de entrada a Nayarit, Ixtlán del Río es la parada obligada para todo viajero que dirige su andar hacia el noroeste o centro del país. Quien pernocta en este destino, queda maravillado por su patrimonio histórico, desde monumentos coloniales hasta riquezas arqueológicas posee. 

Se localiza en el sureste del estado y su nombre de origen náhuatl significa lugar donde abunda la obsidiana, así que su principal atractivo se le atribuye a la Zona Arqueológica de Los Toriles, donde aún se puede ver el templo Quetzalcóatl.

Te puede interesar: Playa del Toro, una gema resguardada de Nayarit

Fue en 1525 cuando llegaron los primeros españoles encabezados por Francisco Cortés de San Buenaventura, quienes levantaron la nueva ciudad sobre sitios arqueológicos. Desde ese momento, hasta la actualidad, se testifica el paso de los conquistadores a través de su arquitectura colonial.

Ixtlán del Río, de riqueza patrimonial 

Un claro ejemplo de esta riqueza es el Templo y Ex Convento de la Cruz de Zaca­te, una construcción franciscana del siglo XVI. Se dice que su interior alberga una cruz milagrosa que está hecha de un arbusto que nunca se seca. Hablando de estilos también se puede admirar la Catedral de la Purísima Con­cepción, que devela su belleza neogótica.

Para beneplácito de todo turista, los museos que posee se refugian en casas virreinales del siglo XVIII, así que hay varias paradas por hacer: Museo Regional de Nayarit, Casa Museo Juan Escutia y Museo Amado Nervo, en este último se puede descubrir el rincón donde el poeta mexicano pasó su infancia. 

Otro punto imperdible en Ixtlán del Río es su antigua Fábrica Textil de Bellavista, edificada en 1841 como réplica de un edificio fa­bril de Gante, Bélgica. Su interior abre las puertas para explorar su museo con maquinaria, documentos y fotografías de sus años de gloria como productores de manta, mezclilla y algodón.