Pirámide del Cerrito: un “montículo” que fue centro político y religioso

A este basamento se le conoce también como Pirámide del Pueblito

124
Pirámide del Cerrito: un
Foto: pk_do_original/Instagram

En el estado de Querétaro se encuentra una zona arqueológica en la que se haya la Pirámide del Cerrito, la cual se caracteriza por tener la forma de un monte, debido a la erosión del suelo, donde ha crecido maleza, material orgánico y humedad, de ahí deriva su nombre.

De acuerdo con Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en tiempos prehispánicos; habitantes otomíes y chichimecas del valle de Querétaro hacia finales del siglo XVI, lo llamaron San Francisco Anbanica (templo alto en otomí). A finales del siglo XVIII fue nombrado como el “Cerrito de Cascajo“, mientras que en algunas fotografías que se encuentran en la fototeca del INAH, llevan como leyenda el nombre de “El Cerrito Pelón“.

Te podría interesar: Hacienda Chichimequillas: grandeza de la tierra roja, en Querétaro

Esta zona arqueológica se localiza a 7 kilómetros de la ciudad de Querétaro. Las estructuras arquitectónicas fueron erigidas en un área de suelos poco profundos con afloramientos rocosos, que fueron aprovechados para la edificación de los basamentos y plataformas habitacionales.

Asimismo, en tiempos inmemoriales, La Pirámide del Cerrito fue un “Tollán“, centro político y religioso que operó como regulador de la población. Fue venerado por culturas como los chupícuaro, teotihuacanos, toltecas, chichimecas, otomíes y tarascos.

Su época de mayor importancia fue como centro regional, vinculado con la expansión tolteca. Posteriormente, mantuvo su importancia como lugar de culto entre las etnias locales (otomíes, purépechas y chichimecas).

En la Pirámide del Cerrito se han hallado diversas figuras antropomorfas tipo Chac Mol, atlante y objetos de cerámica como vasijas, figurillas y malacates que evidencian redes comerciales con regiones lejanas como Tajumulco en Guatemala, la Huasteca en el Golfo de México y Los Altos de Jalisco.

Con la llegada de los españoles, se colocó una imagen de la virgen María dentro del recinto, para transformar el culto prehispánico. Su arquitectura se basa en dos tipos: patio hundido y palacios o salas con columnas. Posee un centro ceremonial, el cual está construido con piedra caliza que forman tableros y taludes. En su construcción fueron empleadas placas de piedra con grabados para decorar altares, banquetas y muros.

La Pirámide del Cerrito es una plataforma alargada que mide 130 metros de largo por 30 metros de ancho; sin embargo, se desconoce la altura exacta debido al deterioro que presenta actualmente. Hoy en día recibe el nombre de Pirámide del Pueblito.

Historias en video



En Vivo