Familia crea minicenote en el patio de su casa

El minicenote artificial de la familia Batún Pat busca honrar a sus antepasados y a la Madre Naturaleza

497
Familia crea minicenote en el patio de su casa
Foto: Yucatán en Crorto/Facebook

Cenotes hay muchos en Yucatán, pero no un minicenote en el patio de una casa. De acuerdo con diversos medios nacionales, esto sucedió en el municipio de Tekom, al oriente yucateco.

En esa región, la familia Batún Pat aprovechó el hacinamiento provocado por la Covid-19 para darle un toque nuevo y refrescante a su hogar, con la creación del minicenote K’om Ha.

Pero antes de continuar, definamos qué es un cenote: son pozos de agua de gran profundidad alimentados por la filtración de la lluvia y por las corrientes de los ríos que nacen en el corazón de la tierra. Su nombre se debe a los mayas, quienes los bautizaron como Dz’onot, que significa “caverna de agua”.

Los hay abiertos, semiabiertos y cerrados, y suelen ser el centro de atención de cientos de turistas y viajeros que se dan cita en Yucatán. Pero el de los Batún Pat tiene un encanto particular.

Te podría interesar: Kibis, un regalo gastronómico de los libaneses a Yucatán

Minicenote o jaltún

Esta nueva atracción del municipio de Tekom se puede visitar por únicamente 10 pesos, el monto que fijaron sus creadores Daniel Batún, Héctor Poot y su grupo de amigos, quienes emprendieron el proyecto para darle un hogar más digno a diversos peces de agua dulce.

La familia Batún Pat y sus amigos cavaron un pozo hondo, limpiaron las formaciones rocosas del suelo, colocaron piedras a su alrededor, recubrieron y posteriormente llenaron la cavidad con agua cristalina. Por último, decoraron el estanque con algunas plantas acuáticas y depositaron diversos peces diminutos para dejar terminado el minicenote.

Cabe mencionar que a estas cavidades de menor tamaño se les denomina jaltún en lengua maya, cuya traducción significa “oquedad en la piedra”, término que refiere a la acumulación de lluvia dentro de formaciones naturales de las rocas y cuyo uso se remonta a tiempos inmemoriales de la época prehispánica.

El minicenote artificial de la familia Batún Pat busca honrar a sus antepasados y a la Madre Naturaleza, ya que les ha dado tanto.

Te podría interesar: Sumérgete en la vida rebosante del cenote Ik Kil, en Yucatán

Historias en video



En Vivo