Zinacantán, pueblo que ama las flores

En este municipio de Chiapas la floricultura es una de las principales actividades productivas

306
Zinacantán, pueblo que ama las flores
Foto: culturachiapaneca/Instagram

Zinacantán es un municipio ubicado en el estado de Chiapas, cuya población pertenece en su mayoría a la etnia tzotzil y se caracteriza por su inmenso amor a las flores, mismo que se refleja en las actividades que allí se realizan.

El nombre de Zinacantán es de origen náhuatl y significa “lugar de murciélagos“; la región se encuentra rodeada por cerros, muy cerca de San Cristóbal de las Casas, y fue uno de los centros mayas tzotziles más importantes de la época prehispánica.

Fue conquistado por los aztecas en 1486, durante el reinado de Moctezuma Xocoyotzin. Años después, debido a la diplomacia que existía en los antiguos tzotziles, tras la llegada de los europeos se les permitió asentarse en el valle de Jobel, hoy San Cristóbal de las Casas, a cambio de combatir a los chamulas.

Te podría interesar: Llénate de dulzura en Kakaw Museo del Cacao & Chocolatería Cultural, en Chiapas

Un caso similar sucedió con la evangelización, pues los pueblos originarios asimilaron la nueva religión en una suerte de sincretismo singular y generaron tradiciones que prevalecen hasta el día de hoy.

En la actualidad, Zinacantán conserva un fuerte arraigo de su identidad, misma que se refleja en su indumentaria y en sus tradiciones; también cuentan con fiestas católicas en honor a San Lorenzo y la Virgen de Guadalupe.

Aquí, la floricultura es una de las principales actividades productivas, y se realiza en pequeñas extensiones de terreno, por esa razón es considerado uno de los municipios más importantes en el mercado nacional de las flores.

Asimismo, sus artesanías, sobre todo sus telas de vívidos colores, son sumamente apreciadas por turistas y viajeros nacionales y extranjeros.

Arte textil de Zinacantán

Una de las prendas más icónicas de esta región es el pok’u’ul, un sarape que usan los hombres. Por tradición, era de color blanco, pero con el paso del tiempo se le han añadido diversas tonalidades y motivos florales en honor a la floricultura. Por su parte, las mujeres portan faldas y blusas con tejidos florales, además de un moxbi o maxibal, similar a un chal o poncho.

Los colores de las diversas flores que se cultivan en este municipio y los matices de sus creencias, son algunas de las particularidades y encantos que distinguen a Zinacantán, sin mencionar sus elegantes y coloridos bordados, llenos de vida y tradición prehispánica.

Te podría interesar: El Chiflón, la cascada de Chiapas que susurra con el viento

Sus bellas prendas se elaboran de forma artesanal en el telar de cintura, conocido como telar de dos barras o telar de palitos, técnica que consiste en amarrar una soga en la cintura de la tejedora, para así dar paso a la creación de hermosos vestidos y prendas maravillosas.

En Zinacantán puedes recorrer la Iglesia de San Lorenzo, el Museo de las Mujeres Tejedoras —donde se explican algunos de los símbolos más comunes en los bordados de la región— y los invernaderos de rosas, crisantemos y claveles, que dan colorido al paisaje.

También puedes realizar caminatas en sus calles y, si cuentas con suerte, ser invitado por una familia de la región a tomar algún alimento y apreciar la forma en que las mujeres tejen.

Historias en video



En Vivo