Pirámide de Tenayuca: ¿una zona arqueológica en Tlalnepantla?

A pesar de que fue fundada por chichimecas, su historia estuvo vinculada con Tenochtitlán

148
Pirámide de Tenayuca: ¿una zona arqueológica en Tlalnepantla?
Foto: @cultura_mx/Twitter

Para ti que andas de explorador, te contamos que el Estado de México está lleno de curiosidades, donde podemos encontrar verdaderas joyas ancestrales como la pirámide de Tenayuca, una de las zonas arqueológicas en Tlalnepantla.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), fue el cacique chichimeca Xolotl, el orquestador de su fundación entre los siglos XII y XIII, para posteriormente extenderse territorialmente hasta formar Chichimecatlalli. Sin embargo, jamás dejó de ser la sede política chichimeca, hasta su traslado a Tetzcuco -Texcoco-.

Ubicada en las faldas del cerro del Tenayo, en el costado norte del jardín central del poblado de San Bartolo Tenayuca, su historia estuvo relacionada con los mexicas de Tenochtitlán, quienes tomaron a este pueblo como vasallo, justamente después de la fundación de la Triple Alianza.

¿Cómo es la pirámide de Tenayuca?

Los especialistas del INAH aseguran que se trata de un centro ceremonial, donde el principal distintivo es su Templo Mayor, es decir, su basamento piramidal de cuerpos escalonados, elemento característico de la arquitectura religiosa del Postclásico Tardío -1200 – 1521-, donde se rendía culto a Tláloc, dios de la lluvia y Huitzilopochtli, dios de la guerra. 

Siete veces fue agrandado este templo, cada una corresponde a una etapa constructiva. La más antigua construida alrededor de 1250 y la última entre 1450 y 1500. Cuenta con una plataforma denominada Coatepantli -muralla de serpientes-, la cual rodea el montículo, sobre el cual se puede apreciar la representación de estos reptiles. 

Te puede interesar: Pirámide de Acatitlán, vestigio desconocido a unos minutos de la CDMX

De acuerdo con las características que presentan estos animales, se relaciona con la llamada Xiuhcóatl, la serpiente de fuego, que de acuerdo a la cosmogonía ancestral, se vincula estrechamente con el fuego nuevo y con los ciclos de renovación que celebraban  cada 52 años.

El INAH comparte que a finales de la década de 1980, se logró recuperar a través de una investigación, un conjunto de estructuras habitacionales contemporáneas a la pirámide de Tenayuca, que hoy en día se le conoce como Tenayuca II.  

Historias en video



En Vivo