¿Por qué a la casa de Miguel Hidalgo le llamaban la “Francia Chiquita”?

La Francia Chiquita, así es como llamaban a la casa de Miguel Hidalgo.

949
¿Por qué a la casa de Miguel Hidalgo le llamaban la
Foto: cultura.gob.mx

Las Fiestas Patrias han quedado atrás; sin embargo, ¿sabías que a la casa de Miguel Hidalgo le llamaban la “Francia Chiquita”? Seguramente no, pero no te preocupes, a continuación te decimos más sobre la que fuera la morada del “Padre de la Patria“.

El 2 de febrero de 1792, el cura Miguel Hidalgo y Costilla renunció a sus cargos de rector, tesorero y catedrático de teología en el colegio de San Nicolás de Valladolid, y se marchó a Colima a servir el curato. Posteriormente se fue a San Felipe, donde fue nombrado cura propio, vicario y juez eclesiástico.

Te podría interesar: Billete de $1000 pesos de Hidalgo se venden en más de 14 mil

La casa de Miguel Hidalgo

Miguel Hidalgo recibió la parroquia de San Felipe el 24 de enero de 1793 y compró una casa en la calle principal de la Alcantarilla, a escasos metros del tempo. Este inmueble fue habitado por el cura y su familia durante su estancia como párroco de 1793 a 1803.

Se trata de una antigua y bella casona de finales del siglo XVIII, que destaca por su encantador patio en cuyo alrededor se disponen las habitaciones donde viviría el “Padre de la Patria“. En aquel entonces era conocida como la Casa del Diezmo.

Durante la Guerra de Independencia la casa fue ocupada por diversos bandos y se dice, que llegó a ser saqueada en diferentes ocasiones. Tras las salida de Miguel Hidalgo de San Felipe, el inmueble continuó siendo habitado, exceptuando un periodo de 1928 cuando se estableció en su interior una escuela de artes y oficios.

Para 1957, por decreto del presidente Adolfo Ruiz Cortines, se expropió una parte de la casa por considerar su conservación de utilidad pública y fue declarada Monumento Histórico Nacional. Debido al mal estado en que se encontraba, la Dirección General de Bienes Inmuebles de la Secretaría del Patrimonio Nacional le entregó la custodia a la Dirección de Monumentos Coloniales del Instituto Nacional de Antropología e Historia para su reconstrucción.

A partir de 1963 comenzaron las obras de restauración para que se convirtiera en museo. La “Francia Chiquita“, abrió sus puertas en 1969 cuando se culminó el empedrado del patio central que recrea un jardín al estilo de las casonas de aquella época.

La “Francia chiquita”

Se le nombró la “Francia Chiquita” porque en su interior se promovía el libre intercambio de ideas. Aquí se reunían vecinos y amigos que llegaban de otras villas para participar en tertulias y bailes, escuchar música y ver representaciones obras francesas traducidas al español y dirigidas por el mismo cura Hidalgo.

Durante el tiempo que el cura habitó el inmueble, éste se convirtió en un espacio para hablar de las ideas ilustradas de la Revolución Francesa y también del avance de las fuerzas napoleónicas que derivaron en la invasión de España.

Miguel Hidalgo era una apasionado de las artes, principalmente del teatro y la música, en especial de las de origen francés, de ahí que fuera apodado la “Francia Chiquita”, por el clima liberal e intelectual que permeaba al lugar.

Te podría interesar: Dolores Hidalgo, en Guanajuato, el pueblo donde se escribió la historia

Diseño y arquitectura

La “Francia Chiquita” es un claro ejemplo de la arquitectura del siglo XVIII. Cuenta con un amplio zaguán con un portal que daba acceso a un patio cuadrangular rodeado por habitaciones. Hoy en día se encuentra dividido de la calle a la huerta, ocupando el museo el área izquierda, mientras que el lado derecho pertenece a un particular.

Dónde y cómo llegar

  • Ubicación: Calle Morelos Núm. 1, esquina con Puebla, Colonia Centro.
  • Horario: de martes a sábado de 9 a 18 horas y domingos de 8 a 17 horas.

 

 

Historias en video



En Vivo