¿Cuál es el origen del Día de los Santos Inocentes? y ¿Por qué se hacen bromas el 28 de diciembre?

El Día de los inocentes se conmemora porque es cuando se supone que Herodes quería matar al niño Jesús y mandó a asesinar a los menores de 2 años.

186
día de los santos inocentes
Foto: Pixabay

Cada 28 de diciembre se conmemora el Día de los Santos Inocentes, fecha en la que se acostumbra practicar algunas bromas a amigos y familiares, donde por nada del mundo debes prestar dinero para no terminar siendo una “inocente palomita”. 

Aunque en la actualidad las personas hacen uso de sus redes sociales para llevar a cabo sus bromas como las noticias falsas, las bodas falsas, rompimientos, falsos embarazos y muchas otras más. 

Por ello, en estos días debemos verificar la información para evitar caer en estas bromas. 

Te puede interesar: ¿Qué es el maratón Guadalupe-Reyes y cuándo inicia este 2021?

¿Cuál es el origen del Día de los Santos Inocentes?

La tradición obedece a un origen pagano cristiana que tiene que ver con una decisión tomada por Herodes I el Grande, quien ordenó matar  a los niños menores de dos años que habían nacido en Belén en ese momento, con la finalidad de quitarle la vida al niño Jesús.

Todo porque la profecía indicaba que el nacimiento del niño Jesús significaba que él terminaría con su reinado. 

En el Nuevo Testamento se habla de la llegada de unos sabios de Oriente a Jerusalén, quienes buscaban al recién nacido Rey de los Judíos, guiados por la estrella de Belén. 

Ahora conocidos como los Reyes Magos se presentaron ante Herodes, quien les pidió que fueran en busca del niño y que le informaran de todo lo acontecido, sobre todo su paradero.

Te puede interesar: Árbol de Navidad: ¿Cuándo se pone y cuál es su origen?

Los sabios no regresaron, por lo que Herodes mandó matar a todos los niños menores de dos años de la región para asegurar la muerte de Jesús; un 28 de diciembre se llevó a cabo dicha matanza.

El Día de los Santos Inocentes se conmemora el 28 de diciembre y se realizan bromas con el objetivo de tomar a alguien como ingenuo, como los sabios de Oriente lo hicieron con Herodes al ya no regresar para decirle dónde estaba el niño Jesús.