Bungle Bungle: impresionantes formaciones de arenisca cuarzosa en Australia

Esta cordillera tiene gigantes de más de 180 metros de altura, con cicatrices provocadas por la erosión de hace 20 millones de años

1268
Australia y sus formaciones rocosas Bungle Bungle
private.benjamin/Flickr

Hoy nos vamos hasta Australia, donde hallamos un escenario que a la vista sorprende por sus formaciones rocosas, mismas que se erigen sobre un suelo extraño y a la vez hermoso, como si se tratara de la superficie de otro planeta. Se conoce como Bungle Bungle, alma y corazón del Parque Nacional Purnululu.

Para llegar hasta esta superficie terrestre, hay que viajar a Kimberley, región de Australia Occidental, que se caracteriza por contar con una mínima presencia poblacional. Es justamente donde encontramos esta área protegida que cuenta con 239.723 hectáreas, que ofrece una de las vistas más espectaculares del mundo, por sus gigantes macizos.

Hablamos de un núcleo montañoso de arenisca cuarzosa, que data del Devónico, un periodo de la escala temporal geológica que pertenece a la era Paleozoica, así que se ha sometido a la erosión a lo largo de 20 millones de años, ¿sorprendente, no te parece? 

Te puede interesar: Fundación de Australia declara al koala funcionalmente extinto

Australia nos presume sus colosales

Bueno, pues este desgaste es el que precisamente da paso a esas formaciones que crean un conjunto de torrecillas y conos en forma de colmenas, algunas se elevan a más de 180 metros, sobre las llanuras circundantes. Cada una parece estar escarchada por un tono grisáceo, color que es otorgado por cianobacterias -organismos fotosintéticos unicelulares-.    

Dentro del parque que fue fundado como tal en 1987, los senderos guían a los exploradores a través de laberintos de canales estrechos, valles aislados y aberturas cavernosas. Así que te darás cuenta que es un escenario mágico e inigualable que alguna vez hay que conocer en persona. 

Gracias a sus formaciones Bungle Bungle, el Parque Nacional Purnululu es considerado Patrimonio Mundial desde 2003, por la importancia que tiene para el conocimiento humano, gracias a la gran relevancia de su situación geológica e historia aborigen, que es única en Australia.