Cerro Tetakawi, para vivir un amanecer inolvidable en Sonora

Un coloso de 200 metros de altura para admirar cómo el desierto y el mar se unifican

435
Cerro Tetakawi, para vivir un amanecer inolvidable en Sonora
Foto: Tadeo Moreno/Flickr

Una vez que llegas a la cima del cerro Tetakawi, toma aire y déjate asombrar por el amanecer que se vibra en Bahía de San Carlos, uno de los espectáculos más asombrosos de este destino de Sonora, que además ofrece playas, mar y actividades para experimentar una estancia inolvidable.   

Sólo debes preparar tu mochila con los elementos básicos para emprender la exploración —cuando las condiciones sanitarias lo permitan— de este coloso con 200 metros de altura, más ropa y calzado cómodo que te apoye para sortear un camino sinuoso, mientras más te acercas a su conquista. 

Enclavado en las orillas del Mar de Cortés, a 20 kilómetros de Guaymas, este monumento rocoso es todo un icono para este destino de playa, donde sobrevivieron los pueblos seris, guaymas y yaquis —de este último se derivan los vocablos Teta Cagui, que traducido al español significa “cerro de piedra”. Existe la creencia de que significa “tetas de cabra”, pero hay expertos que afirman que el término Tetakawi fue inventado con fines comerciales—. 

Te puede interesar: San Carlos Nuevo Guaymas, la más espectacular vista oceánica del planeta

Dos caminos hacia el cerro Tetakawi

Quien llega hasta su cúspide no sólo presencia la salida del Sol, también una panorámica completa y extraordinaria de este centro turístico que presume de mar y arena blanca, enmarcados por un escenario desértico, tan propio de estos lares de México.

Altamente recomendable para los naturalistas y amantes del senderismo, a quienes les recomendamos hacer la ruta horas previas a la “primera función” de la mañana, para evitar las altas temperaturas que registra Sonora, con golpes de calor e insolación. Así que extrema precauciones.   

De acuerdo con los expertos, existen dos formas de subir al monumento rocoso, cada una ofrece paisajes distintos y sus propios retos. Si bien una de éstas es más sencilla de realizar, es mucho mejor si te haces acompañar de guías especializados, que conozcan a la perfección los caminos, para facilitar tu experiencia. 

Sin embargo, la segunda es todo un desafío, así que se sugiere para aventureros que cuentan con conocimientos en el montañismo y escalada, así como una excelente condición física. Este momento en comunión con el cerro Tetakawi promete la mejor recompensa: un amanecer inolvidable que debes vivir. 

Historias en video



En Vivo