Puerto de Veracruz, clásico de clásicos entre los viajeros

Una visita imperdible es su barrio La Huaca lleno de color, folklor y antojitos típicos, que durante la colinia fue originado por esclavos africanos

810
Puerto de Veracruz
Foto: @VeracruzTurismo/Twitter

Por su puesto que uno de los destinos clásicos a visitar es el Puerto de Veracruz, no sólo porque se trata de una de las ciudades portuarias más importantes de México, sino porque tiene atractivos imperdibles para conocer, además, se trata de uno de los sitios más accesibles al bolsillo del viajero y de fácil arribo. 

Una travesía vía terrestre de seis horas para llegar a su encuentro, así que lo más recomendable es una caminata por su malecón para estirar las piernas. Pero si este paseo prefieres realizarlo otro día, una excelente opción es a bordo del tranvía, mientras escuchas los relatos de cronistas sobre hechos históricos y leyendas del lugar. 

Te puede interesar: Conquista la Casa de Cortés en La Antigua, Veracruz

Durante el trayecto, ante tu vista surgen grandes embarcaciones comerciales y militares que arriban a este puerto. Por este mismo camino los aromas se desprenden desde las cocinas de los restaurantes, así que dirige tus pasos para degustar los sabores jarochos, la parada obligada es el Gran Café La Parroquia, con 200 años de historia.

A lo largo del malecón se hallan tiendas artesanales, además de puntos emblemáticos como el Monumento a los Héroes de 1914, el Faro Venustiano Carranza y la torre de Pemex, de 54 metros de altura. Por último, visita el Museo de la Flota Petrolera, donde se exhibe una maqueta del Dique Seco en Ciudad Madero.

¿Cómo son las playas del Puerto de Veracruz? 

La playa más cercana al malecón es conocida como Regatas, a unos 500 metros de la Torre de Pemex. Otra opción se encuentra a un costado del Acuario, de nombre Playón de Hornos, ideal para pasar refrescarse de plantear la propuesta de sus restaurantes; además los touroperadores ofrecen servicios para practicar todo tipo de deportes acuáticos.

Hacia mar abierto está Cancuncito, muy cerca de la Isla de Sacrificios dentro de la zona decretada como Reserva Arrecifal. Su título se debe a sus aguas cristalinas y mar color turquesa, ideal para la práctica de snorkel. Al tratarse de un área protegida por la Semarnat, no cuenta con infraestructura turística.

Te puede interesar: Barra de Cazones, el secreto mejor guardado de Veracruz 

Si eres de corazón bohemio no dejes de visitar La Huaca uno de los barrios más populares y antiguos de este destino. Posee un gran valor histórico y cultural para los jarochos, habitado por esclavos africanos y mulatos durante la época de la colonia en el siglo XVII

En este pintoresco lugar se ubica El Callejón de Toña “La Negra”, donde posa la estatua de la emblemática mujer junto a  la de Agustín Lara, iconos de la música nacional y del estado. Además de ser un espacio súper colorido, aquí se pueden degustar los antojitos típicos, sin duda, uno de los puntos más folklóricos y coloridos del Puerto de Veracruz.

Historias en video



En Vivo