Atlixco: descubren vestigios arquitectónicos en la Plazuela de la Danza

En esta ciudad de Puebla podría estar enterrada una explanada de unos 900 años de antigüedad

322
Pixabay/Magdalena Maier

En Puebla, específicamente en Atlixco, se ubica la Plazuela de la Danza, en el cerro de San Miguel (o Macuilxochiltépetl), un lugar donde arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron vestigios arqueológicos, entre los cuales destaca un piso de cal que preserva un escalón, que podría tener una edad de 900 o 700 años.

A iniciativa del Gobierno de Puebla, los expertos realizan trabajos de remodelación en Atlixco desde hace dos meses —cimentación para el nuevo palco del anfiteatro—, a partir de los cuales salieron a la luz estos vestigios que podrían fecharse en los años 1100 y 1300 d.C.

Atlixco, Atlixco: descubren vestigios arquitectónicos en la Plazuela de la Danza

Muy semejante a la actual Plazuela de la Danza, allí podría estar sepultada una explanada consagrada a ceremonias en honor a las antiguas deidades prehispánicas.

De hecho, dicen los expertos del INAH, este descubrimiento localizado al oriente de la plaza coincide con las crónicas históricas que, en el pasado, apuntan a la llegada de migrantes toltecas-chichimecas y teochichimecas al valle de Atlixco.

Te puede interesar Xicotepec de Juárez, Pueblo Mágico de Puebla

Atlixco, tránsito del pasado al presente

Aunque el área de la explanada recién descubierta mide más de 10 metros de largo por 2 metros de ancho en su área expuesta, podría ser mayor pues está fragmentada en varias secciones, y parece extenderse debajo del suelo actual, señala Miguel Medina Jaen, investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA) del INAH. 

Un objeto que ayuda a calcular la antigüedad de estos vestigios de Atlixco es un plato trípode semicompleto, que mide 25 centímetros de diámetro y tiene una decoración en tonos negros sobre una base naranja. Con líneas ondulantes asociadas al agua, coincide con la tradición cerámica chichimeca, reportada previamente en el sitio arqueológico de Atlixco.

Te puede interesar Bosque de Honey, Puebla – El verdadero bosque encantado

Al referirse a la orientación que el piso prehispánico tiene hacia el volcán Popocatépetl, Medina Jaen señala que “este piso pudo haberse extendido por casi los 2 mil metros cuadrados que hoy tiene la Plazuela de la Danza”.

Además de este piso y de la cerámica encontrada, existen partes de un muro de piedra que  podrían indicar la existencia de un altar o templo.

El arqueólogo Medina Jaen aventura un parecido fantástico entre el uso actual y pasado de la plaza de Atlixco: “Imagina el simbolismo de saber que un espacio que hoy se usa para la danza ceremonial, se ubica sobre una construcción antigua que también se dedicó al baile y la ritualidad”.

Te puede interesar Cuetzalan Puebla – Hermoso como un Quetzal

Una fiesta interrumpida en Atlixco

Cada año, el último domingo de septiembre, las comunidades indígenas de Puebla ―nahuas, otomíes, popolocas, mazahuas y mixtecas, entre otras― se congregan en la llamada  Gran Fiesta de Atlixco, o Huei Atlixcayotl, para celebrar el día de San Miguel Arcángel y agradecer la temporada de cosecha.

Pero este año, por lo trabajos de remodelación y por la contingencia sanitaria de Covid-19, esa gran festividad debió suspenderse, pero quizá los dioses prehispánicos quisieron que continuara la celebración con este descubrimiento. 

Historias en video



En Vivo