De papel amate se forra Pahuatlán: Pueblo Mágico de Puebla

Del árbol jonote se extrae este material que da como resultado piezas artesanales fabricadas con técnicas ancestrales

242
Pahuatán Pueblo Mágico de Puebla
Flickr

Intactos trascienden los usos y costumbres de Pahuatlán, lugar donde parece que el tiempo se detuvo para mantener vivas las tradiciones de sus habitantes otomíes, dedicados principalmente a la elaboración de artesanías en papel amate.  

Es su comunidad de San Pablito la heredera de las técnicas ancestrales que florecen en cada pieza de papel amate, que ofrecen a los visitantes de este Pueblo Mágico, enclavado en la Sierra Norte de Puebla

En Pahuatlán, la extracción del papel amate se hace a partir del árbol conocido como jonote, al cual se le quita la corteza y se deja remojar. Para otorgarle flexibilidad se usa ceniza y una vez que están suaves sus fibras, se aplastan para ir formando el pliego. 

En dicho proceso, que es aún más laborioso, participa toda la comunidad de San Pablito. A través de reuniones dan continuidad a los trabajos de papel amate que se exhiben en diferentes colores y diseños, para elaborar fantásticos cuadros, hermosas lámparas y más objetos artesanales. 

El sabor de Pahuatlán

Antes de pasar a descubrir su extraordinaria gastronomía, Pahuatlán invita a caminar por el puente colgante Miguel Hidalgo y Costilla. Una vez que la aventura despierta el apetito, entonces hay que ir a la plaza principal para paladear un rico café de olla por las mañanas o al caer la tarde. 

Gracias a que Pahuatlán se localiza en la región alta de Puebla, la producción de café orgánico es de muy buena calidad.

Después de entrar en calor con esta bebida, ahora sí hay que disponerse a probar las delicias de la cocina tradicional de Pahuatlán, así que hay que armar la taquiza para probar un guisado de cerdo con salsa de chicatanas (hormigas). 

En Pahuatlán no puede faltar el tradicional mole poblano, que a diferencia de otros destinos del estado tiene un sabor más picoso, pero aún así los sabores de cada uno de sus ingredientes y condimentos se paladean deliciosos. Todo se puede degustar también los domingos de plaza, un tianguis donde aún se practica el trueque. 

Las actividades se extienden no solo al convite que llevan a cabo los habitantes de Pahuatlán, donde las danzas, las fiestas patronales y las ferias muestran la esencia tradicional y cultural de este Pueblo Mágico. 

También las actividades se multiplican con recorridos en bicicleta de montaña, senderismo, rapel, cuatrimotos y paseos a caballo, todo gracias a la orografía que compone a Pahuatlán, el lugar que le da vida al papel amate.

Historias en video



En Vivo