Que tu fe te lleve hasta Talpa de Allende

Se dice que en este destino la Parroquia de San José que data de 1858 se renovó milagrosamente

97
Que tu fe te lleve hasta Talpa de Allende
Flickr

Se trata de la última parada de la Ruta del Peregrino, la cual tiene 200 años de antigüedad. Es la razón por la que cada año mujeres y hombres motivados por su fe llegan hasta Talpa de Allende.

Después de recorrer un camino de 117 kilómetros, finalmente se asoma ante sus ojos el arco de Bienvenida a este Pueblo Mágico de Jalisco.

Pero su andar descansa al entrar en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Talpa, para dar gracias a la santa patrona por los favores y milagros que brinda.

El principal arribo a este santuario se lleva a cabo el 7 de octubre, cuando se organiza una megacelebración en su honor.

Si tu fe mueve montañas y realizas tu peregrinación hasta Talpa de Allende, te contamos que la imagen de la Virgen del Rosario fue modelada por tarascos michoacanos y llegó al Pueblo Mágico en 1585, donde se convirtió en el símbolo del templo.

Te puede interesar: Aventura en la sierra: Mascota, Pueblo Mágico de Jalisco

Ya que entramos en detalles del recinto religioso de Talpa de Allende, debes saber que su construcción finalizó en 1782, luciendo actualmente una portada de cantera gris, mientras las formas triangulares al final de sus torres están recubiertas con azulejos.

Talpa de Allende es un pueblo donde la fe se refleja en cada uno de sus rincones, así que fácilmente encontrarás una serie de iglesias y capillas, como la del Mineral de El Cuale, Concepción y la de la Resurrección.

Un edificio más es la Parroquia de San José, de 1858, la cual —se dice— se renovó milagrosamente.

Bosque de Talpa de Allende

Dentro del territorio jalisciense, uno de sus principales atractivos naturales es precisamente Talpa de Allende, que invita a explorar el hermoso Bosque de Maple.

Alrededor de 60 mil hectáreas se visten con árboles de maple, pinos, robles y helechos, además de algunas especies de flora que son endémicas.

Este escenario natural de Talpa de Allende se disfruta mucho más cuando llega el otoño, porque esa época del año tiñe con sus colores el bosque.

Durante esa temporada resaltan tonos rojizos, naranjas y amarillos, similares a las postales que podemos observar en los países del norte o en las naciones europeas.

Te puede interesar: Ajijic, Jalisco – el pueblo del lago

Durante la tercera semana de noviembre, cada año se realiza la Feria de la Guayaba en Talpa de Allende, uno de los frutos que más se cultivan en su tierra, así que quedarás maravillado de ver cuántos productos se ofrecen con la elaboración de esta delicia.

Si no puedes visitar Talpa de Allende durante estas fechas, no te preocupes, porque las tiendas locales también ofrecen los productos elaborados con este fruto.

Además, puedes encontrar varias marcas de la bebida emblemática de Jalisco. No, no hablamos del tequila, sino de la raicilla.

Historias en video



En Vivo