Fábrica textil La Aurora: parada obligada en San Miguel de Allende

Este Centro Cultural de Arte y Diseño alberga tiendas, antiguedades, galarías, estudios, talleres y restaurantes

933
San Miguel de Allende ofrece La Aurora
Fábrica textil La Aurora

Por más de 90 años fue el motor más importante de la economía de San Miguel de Allende, pero desde hace más de una década se logró una mutación bastante interesante, que deja al descubierto grandes espacios que atesoran varias expresiones artísticas, antigüedades y gastronomía.

Es así como La Fábrica textil La Aurora, Centro Cultural de Arte y Diseño, es uno de los principales atractivos del Pueblo Mágico de Guanajuato, uno de los tantos rostros que muestra este destino y que es una parada más que obligada en tu próxima visita turística, donde puedes planear tu shopping y degustar delicias de sus restaurantes 

Durante el tour que lleves a cabo, cada camino te conduce por múltiples escenarios llenos de arte, artesanía y diseños, que se conjugan entre objetos de sus respectivas casas de antigüedades, museos que cuentan mil historias del pasado, dignos de todo coleccionista conocedor

Te puede interesar: Rosewood, el sofisticado corazón de San Miguel de Allende

Imperdible de San Miguel de Allende 

Mientras más te adentras en su exploración, verás grandes salones que aún guardan los vestigios de su era industrial textil, máquinas que le dan un cierto toque de belleza, algunas hasta forman parte de su decoración y exhiben el pasado glorioso de su época de esplendor

Que no te extrañe encontrar a grandes intelectuales, artistas plásticos, escritores y todo un mundo de personajes que gustan de explorar este rincón, o que han encontrado en este ecosistema su hábitat, porque el enorme edificio también hay una serie de estudios, talleres y lienzos abierto, para todo aquel deseo de exponer o descubrí todo sobre las diferentes disciplinas artísticas

Sin duda La Aurora, es de un punto de encuentro para pasar un buen rato en San Miguel de Allende, contemplando sus muros, algunos llenos de mucha vida a través de sus colores u objetos que los decoran, mientras se degusta un café, un platillo o una copa de vino, en sus diferentes propuestas gastronómicas.