Palizada cumple 10 años como Pueblo Mágico de Campeche

Recorre sus calles, viaja en lancha por su río o camina entre senderos interpretativos para observar la fauna local

737
Palizada cumple 10 años como Pueblo Mágico de Campeche
Foto: José Miguel Escobar Pérez/Flickr

Este mes Palizada celebra una década como Pueblo Mágico de Campeche. De hecho, fue el primero en recibir este nombramiento en todo el estado, así que doble felicitación a uno de los destinos más encantadores por su tranquilidad, calles alineadas y arquitectura colonial y colorida, que le otorgan una personalidad en verdad especial.    

Se ubica al suroeste de la entidad, cerca de la selva alta, que le permite gozar un clima húmedo. Por eso se recomienda hacer una visita —cuando las condiciones sanitarias lo permitan— con ropa ligera y repelente contra mosquitos, porque la mayor parte del año es excesivamente soleada y calurosa.

Te puede interesar: Isla Aguada, rinconcito privilegiado en el estado de Campeche

Su nombre se lo debe al río con el que comparte territorio, del cual se cuenta que durante la época prehispánica servía de ruta comercial para los mayas. Después de la colonización, los europeos transportaban maderas preciosas por sus aguas, como el palo de tinte. Gracias a esta travesía, llegaron las tejas rojas que hoy adornan las fachadas de sus edificios, provenientes de Europa.

Entre las curiosidades que se refugian en su Centro Histórico, encontramos tres parques: el Benito Juárez, La Madre y Parque Libertad. Justo este último cuenta con una réplica de la famosa Estatua de la Libertad de Nueva York, en Estados Unidos. Además, se dice que el edificio más antiguo que posee es la Iglesia San Joaquín, que data de 1792. 

Palizada al natural 

El primer parque de esta lista está rodeado de tiendas y restaurantes, donde se deben hacer paradas obligatorias para paladear lo mejor de su gastronomía, como pochitoque en verde, hicotea en estofado, mondongo, empanadas de pejelagarto y frijol con puerco.

Uno de sus grandes atractivos turísticos consiste en entrar en contacto con la naturaleza que rodea a este Pueblo Mágico. Por eso se organizan recorridos en bote por la ribera del río, para avistar desde anfibios, peces y reptiles, hasta aves como la garza tigre y la cigüeña jabirú.

Además, es el hábitat del manatí, al cual se le puede observar entre los pantanales y el mangle, desde un viaje en lancha, aunque también es posible navegar en kayak, pero en compañía de guías especializados, mismos que te llevan a dar un paseo a caballo, para dirigir el camino hacia los árboles de mango.

Por último, en Palizada se puede visitar el Sendero Interpretativo, hogar de los monos aulladores, así como de reptiles y aves. Aunque también puedes seguir la ruta hacia el Rancho San Román, para realizar una caminata de 3 kilómetros, que te lleva al encuentro de una diversidad de aves para su observación. 

Historias en video



En Vivo