FOTOS: Un vocho cruzó el lago de Chapala hace más de 50 años

804
Vocho lago de Chapala
Pixabay / jarmoluk

Todos conocemos el clásico auto de Volkswagen que es mejor conocido como “vocho” quienes lo han tenido aseguran que es un auto a prueba de todo, ya que ha pasado por terrenos difíciles y el vehículo ha seguido adelante, literalmente. En esta ocasión te contaremos la historia del vocho que cruzó el Lago de Chapala hace más de 50 años.

Podría interesarte: Vocho Hotel: Una experiencia diferente para hospedarse en Yucatán

Historia del vocho que cruzó el Lago de Chapala

Corría el año de 1968 y a los ejecutivos de Volkswagen Américas, en Guadalajara, quisieron probar que el vocho era capaz de flotar en el agua sin dañarse. Este acto serviría como una excelente campaña publicitaria que atraería a muchos compradores.

Consiguieron un modelo 1967 al que inmediatamente se le comenzaron a hacer adaptaciones para que realizara esta hazaña, como sellar perfectamente el chasis, proteger el motor y la transmisión; también le instalaron una propela de lancha al motor y adaptaron una tubería de escape más larga para evitar que el agua se colara hasta los cilindros.

Después de las modificaciones se puso a prueba el coche en un estanque que improvisaron en los talleres del concesionario; posteriormente lo probaron en el lago del Parque Ávila Camacho, en donde sólo corregían errores y detalles menores. Por último se realizaron las pruebas finales en la ribera del Lago de Chapala.

Cuando todo estaba listo, el acontecimiento se anunció en los periódicos, que el día domingo 8 de septiembre de 1968 todos acudieran a presenciar la hazaña del vocho anfibio.

El recorrido del vocho comenzaría en San Luis Soyatlán, luego partiría a Ajijic y culminaría en Chapala. El coche sería conducido por un técnico del concesionario, también sería acompañado por un buzo que verificara que no hubiera ninguna falla, y unas embarcaciones que motivaban la travesía. Todo salió conforme a lo esperado, pues el auto llegó a Chapala después de navegar unos 24 kilómetros en un lapso aproximado de 3 horas.

Días después, el vocho nuevamente fue restaurado y exhibido por algún tiempo en la agencia, hasta que se vendió como cualquier otro auto; después no se supo más del coche.

Historias en video



En Vivo