Flying-V: avión futurista con asientos en las alas

La aerolínea KLM y la Universidad Tecnológica de Delft, los autores

81
KLM

Si el proyecto del avión Flying-V prospera, en el futuro podríamos ver en el cielo letras “V” voladoras. Ya hay un modelo experimental de esta aeronave a escala, mismo que la aerolínea KLM y la Universidad Tecnológica de Delft (UT Delft) pusieron en la atmósfera para surcarla.

Pero el diseño parecido a la guitarra que tocaba Jimmy Hendrix no es lo más destacado del Flying-V, sino que puede realizar vuelos de larga distancia con una gran eficiencia energética, además de que integra la cabina de pasajeros, la bodega de carga y los tanques de combustible en las alas.

Cabe recordar que la aerolínea y la casa de estudios, ambos con sede en los Países Bajos, ya habían hecho que los ojos del mundo de la tecnología y la aeronáutica se posaran sobre ellos. Con motivo del centenario de la empresa de vuelos, en el encuentro de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo 2019 (IATA, por sus siglas en inglés), ambos organismos anunciaron que pondrían en marcha los trabajos para concretar el Flying-V.

También lee Las aerolíneas de EU prevén más vuelos a Hawaii

Sobre el diseño de este revolucionario avión, Pieter Elbers, presidente y CEO de KLM, aseguró que “teníamos mucha curiosidad por las características de vuelo del Flying-V. El diseño encaja perfectamente dentro de nuestra iniciativa Fly Responsibly, que representa todo lo que estamos haciendo y seguiremos haciendo para mejorar nuestra sostenibilidad”.

En la fase de pruebas actual de este prometedor proyecto hay varios socios involucrados, como Airbus.

Un poco de historia del Flying-V

Una base aérea en Alemania, en agosto pasado, fue testigo del primer vuelo de prueba; allí llegaron investigadores, ingenieros y un piloto de drones de UT Delft. Una vez instalados allí, los expertos argumentaron que la forma aerodinámica mejorada y el menor peso de la aeronave reducirán el consumo de combustible en 20%, aproximadamente, en relación con los actuales vuelos comerciales.

Sin embargo, los participantes del proyecto no echan las campanas al vuelo de forma inocente. Pues no sólo es cuestión de afinar detalles y construir los aviones, sino que hace falta resolver cuestiones como los cambios estructurales se deberían implementar en los aeropuertos para recibir este tipo de modelos.

También lee Aeromar e Interjet hacen alianza por México

Por si fuera poco, hay voces que hacen cuestionamiento plausibles sobre el Flying-V: los viajeros podrían marearse más de la cuenta, pues al estar los asientos colocados en las alas, la fuerza centrífuga sería más notoria en la cabina de pasajeros.

Consciente de esta disyuntiva, Pieter Elbers afirmó que “colaborar con socios y compartir conocimientos nos lleva a todos más lejos. Es por eso que seguiremos desarrollando el concepto Flying-V junto a todos nuestros socios. El siguiente paso será volar el Flying-V con combustible sostenible“.

 

Con información de KLM

En Vivo