Templo Mayor: escenario de rituales para los dioses

Los autosacrificios también eran parte de la serie de ceremonias religiosas que se llevaban a cabo para restablecer el orden del universo

810
Templo Mayor rituales de sacrficio
Daniel Gonzalez/Flickr

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Zona Arqueológica Templo Mayor se nombró así porque allí se encuentran los restos del ex edificio principal de la antigua ciudad de Tenochtitlan.

Era el centro de la vida política y religiosa de la sociedad mexica, razón para entender la presencia del templo doble dedicado a Tláloc y Huitzilopochtli, la Casa de las Águilas, el Templo de Ehécatl, el Tzompantli, el Juego de Pelota y el Calmecac, todas edificaciones sagradas.

Con esta misma simbología se habla del relieve de la diosa Coyolxauhqui, localizado al pie de la escalinata que conducía al adoratorio dedicado a Huitzilopochtli. Es así como parte del museo el Templo Mayor está dedicado a exhibir piezas que tratan temas como muerte, sacrificio, ofrendas y rituales que celebraba esta cultura prehispánica

Te puede interesar: Aztecas invaden Austria: magna exposición en el Museo Etnográfico de Viena

Rituales sorprendentes en el Templo Mayor

En la gran Tenochtitlan el autosacrificio también formaba parte de las prácticas religiosas y consistía en perforar ciertas partes del cuerpo con instrumentos punzocortantes elaborados con obsidiana o hueso. Ya que la persona se hallaba envuelta en sangre, se colocaban al interior de bolas denominadas zacatapayolli, para servir como ofrenda a los dioses. 

Otro de los rituales que se llevaban a cabo eran los sacrificios humanos en honor a Huitzilopochtli; como ejemplo están los cráneos apilados en formar un altar, o Tzompantli. De acuerdo con investigaciones del INAH, para el desarrollo de estas ceremonias se utilizaba un cuchillo de pedernal y un recipiente conocido como cuauhxicalli, para colocar los corazones que también se ofrendaban a las deidades.  

Dicen los expertos que aunque parezca sorprendente, este tipo de actividades simbolizaba la continuidad a la vida para este pueblo prehispánico, donde sus sacerdotes realizaban una serie de rituales y plegarias en el Templo Mayor para invocar a los dioses y pedir su benevolencia.