Ricardo Legorreta: un acercamiento a las obras poco conocidas del arquitecto mexicano

Además de enaltecer la belleza urbana del país con su trabajo, también dejó parte de su legado en el ámbito internacional

202
Ricardo Legorreta: un acercamiento a las obras poco conocidas del arquitecto mexicano
yusso/Flickr

Un día como hoy, pero de 2011, dejó este plano terrenal uno de los mejores arquitectos de México: Ricardo Legorreta, reconocido como embajador de la cultura mexicana ante el mundo, por medio de su monumental obra que mantiene viva su memoria. 

Te compartimos que fue el primer latinoamericano en recibir la medalla de oro del Instituto Americano de Arquitectos, y el primer mexicano en obtener el Premio Imperial de las Artes, considerado el Nobel de las artes.

Seguramente lo recuerdas por trabajos como el Papalote Museo del Niño, el Hotel Camino Real de Polanco y el Museo de Arte Moderno de Monterrey, mejor conocido por su acrónimo Marco.

Estas piezas forman parte de su legado más emblemático, pero en el país, como en otras partes del planeta, encontramos obras poco conocidas que también cumplen con su filosofía de vida: “hacer feliz a la gente a través del manejo creativo de las formas, los espacios y los colores en su oficio”. 

Así que te invitamos a descubrir algunos de estos monumentos arquitectónicos, tanto nacionales como internacionales, para recordar otro aniversario luctuoso de este maestro mexicano. ¡Qué disfrutes este viaje de exploración!  

Te puede interesar: Camp Adventure Park: conoce esta impactante arquitectura sensorial

Tour por las obras de Ricardo Legorreta

Museo Laberinto de las Ciencias y las Artes

Fue la parte administrativa del Papalote Museo del Niño la que solicitó su construcción en San Luis Potosí, obra que lo hizo acreedor al Premio Obras Cemex 2009, en dos categorías.

De acuerdo con el arquitecto, él y su equipo se inspiraron en las antiguas haciendas del estado para dar vida a este recinto cultural; con órganos del desierto se diseñó el laberinto, la jardinería responde al clima desértico de la zona, mientras que piedras locales se usaron para pisos, fachada y paredes del lugar. 

Catedral Metropolitana de Managua

Esta pieza le valió el Premio Arquitectura Religiosa AIA, Washington DC, en 1994, un año después de terminar su construcción.

Pero lo más relevante de este monumento es que se convirtió en un símbolo de la fe católica en toda Nicaragua, después del terrible terremoto que sufrió el país en 1972. La nueva catedral pasó a ser el centro de su capital.

Museo Zandra Rhodes 

En 2001 la ciudad de Londres, en Inglaterra, vio finalizada la adaptación que hizo Ricardo Legorreta en un edificio industrial de la década de 1950. Su propuesta fue relacionar la arquitectura con las piezas de la diseñadora de modas Zandra Rhodes. Es así como el color de la fachada muestra una explosión de luz y alegría dentro del contexto urbano londinense

Te puede interesar: Álamos: déjate sorprender por la arquitectura de la Ciudad de los Portales

Casa Montalbán

Ubicada en un acantilado en las colinas de Hollywood, se dice que fue uno de los proyectos que representó un gran reto para el arquitecto; de hecho, fue el primero que hizo fuera del país, a solicitud del actor mexicano Ricardo Montalbán, quien deseaba una casa que representará a su nación, con elementos modernos que mantuvieran la discreción y privacidad de un personaje del espectáculo.

Fábrica Ranault

Si bien esta obra se inauguró en 1985, fue hasta 1990 cuando obtuvo la Medalla de Plata en la Primera Bienal Mexicana de Arquitectura. Se halla en Gómez Palacio, Durango, en pleno desierto, ecosistema que el mismo creador definió como mágico.

“Me encontré con desierto y muro que nunca terminan. No quise suavizar esta emoción, así que en lugar de poner plantas ornamentales en las áreas abiertas, cubrimos el sitio con piedra de río, en lugar de un color tenue, usamos el rojo”, explicó.

Historias en video



En Vivo