Hacienda Molino de las Flores, una historia familiar centenaria

Este lugar ubicado en Texcoco, en el Estado de México, fue visitado por la élite virreinal y hoy es un parque recreativo

1060
Hacienda Molino de las Flores
México, Secreto y Guiado

La Hacienda Molino de las Flores data de la época de la Colonia. Durante el siglo XVII, Antonio Urrutia de Vergara, diseñador de distintos aparatos para apagar incendios, fue el dueño del lugar. Posteriormente lo heredó a su yerno, Antonio Flores de Valdés, en 1642.

Debido a que perteneció a esta familia y funcionaba como molino, tiene el nombre con el que es conocido en la actualidad: Hacienda Molino de Flores, ubicada en Texcoco, en el Estado de México.

Podría interesarte: Las pulquerías con más tradición en la CDMX

El tiempo en Hacienda Molino de las Flores

Con el paso del tiempo, la Hacienda Molino de Flores fue cambiando de dueños y se fueron construyendo poco a poco la Capilla, la casa de los dueños, las caballerizas, las amplias cocheras, las trojes —pequeños cuartos donde se guardan los granos—, el tinacal —lugar donde se elaboraba el pulque— y hasta un pequeño panteón familiar.

Debido a que el terreno era bastante irregular, sus propietarios supieron sacarle el mayor provecho; por eso se construyeron distintas rampas, terrazas, escalinatas, jardines y hasta cascadas. La Hacienda Molino de Flores durante la época colonial fue frecuentada por virreyes y personajes célebres de los siglos XVII y XVIII.

La Hacienda Molino de Flores hoy es conocida como Parque Nacional Molino de Flores, donde puedes admirar obras de arte y fotografías; para los más pequeños hay juegos infantiles.

También puedes ir de día de campo, probar la rica gastronomía local y hasta montar a caballo.


Debido a la contingencia por Covid-19, te recomendamos visitar la Hacienda Molino de Flores cuando las condiciones saniatrias lo permitan.

Dirección: Carretera a San Miguel Tlaixpan, Texcoco, Estado de México.