Garambullo: verdadero manjar mexicano que compite con los arándanos

Además de ser rico, tiene múltiples beneficios para el cuerpo humano

792
Garambullo: planta mexicana que es un verdadero manjar
Foto: cacti.cacti/Instagram

El garambullo es una cactácea originaria de México cuyo nombre científico es Myrtillocactus geometrizans, y era sumamente consumida por la cultura otomí. Su cultivo es originario de Hidalgo, Querétaro, Oaxaca, San Luis Potosí, Guanajuato, Puebla y Tamaulipas.

Además de su delicioso sabor, el garambullo es benéfico para el organismo humano, pues actúa como antioxidante y contiene más nutrimentos que los arándanos o las moras azules, entre otros. Sin embargo, tiene una desventaja: su periodo de vida después de su cosecha es corto, debido a que la fermentación comienza al segundo día.

Te podría interesar: Marquesitas: el lado dulce de Mérida Yucatán

Uno de los métodos que alargan la vida del garambullo es la deshidratación. A diferencia de las pasas de la uva normal, el garambullo puede deshidratarse pegado a la planta, siempre que las condiciones climáticas lo permitan.

Es común que se utilice para preparar aguas, licores, mermeladas, jaleas, helados y pigmentos. Además, ayuda a controlar la erosión de los suelos y filtrar el agua de lluvia; sus flores y frutos son comestibles y cuentan con propiedades medicinales; su fruto es muy dulce y sus colores van desde el rojo hasta el morado.

Te podría interesar: Vitamina D: ¿por qué la necesitamos y qué alimentos la contienen?

Las propiedades del garambullo

Entre sus múltiples propiedades, el garambullo es recomendable para personas que padecen diabetes y cáncer —siempre bajo supervisión médica—, gracias a sus altas cantidades de vitamina C, antioxidantes y fibra, que también podrían proteger en caso de problemas cardiovasculares y retardarían el proceso de envejecimiento de las células; además, también podría ayudar en el control y prevención de la gastritis y otros padecimientos estomacales.

De esta planta no se desperdicia prácticamente nada. Sus ramas se cortan para ser untadas con tintas vegetales formando un sello que decora las tortillas pintadas; sus flores tienen forma de estrella y son sumamente aromáticas, lo cual las hace perfectas para olorizar espacios y alimentos.

El garambullo también se consume como verdura, ya sea capeada, cocida o cristalizada, en tamales, atole, mole, tostadas y con frijoles.

Al garambullo se le conoce como cactus azul y pertenece al género Myrtillocactus, que en latín significa “cactus de moras azules” y su consumo es recomendable siempre y cuando no sea crudo, ya que se fermenta en el estómago y podrían causar indigestión.

Historias en video



En Vivo