Mural de María Sabina, un homenaje triqui a las abuelas

Xcua'anj, la obra que rinde homenaje a la Mujer Espíritu

992
Mural de María Sabina, un homenaje a las abuelas hecho por un pintor triqui
Foto: webandi/Pixabay

Como un homenaje a las abuelas, Joel Merino, joven artista triqui originario de Oaxaca, plasmó el rostro de María Sabina en el mural Xcua’anj, para destacar la trascendencia que tuvo gracias a sus conocimientos de herbolaria y curandería.

Esta obra de arte en gran formato se encuentra en el oaxaqueño Puerto Escondido, y fue realizada en el marco del Festival ArteTinujei.

Merino decidió pintar la imagen de esta singular y popular mujer que se convirtió en todo un símbolo cultural. El nombre “Xcua’anj” significa “abuela” en triqui.

Te podría interesar: Casa Naila, equilibrio de la tierra en Puerto Escondido

María Sabina, depositaria del saber

María Sabina, mejor conocida como la Mujer Espíritu, fue una curandera y chamana que nació el 22 de julio de 1894 en Huautla de Jiménez (Oaxaca); aprendió a curar con medicina tradicional aprovechando las propiedades de los “niños santos”, como también le llamaba a los hongos alucinógenos.

Su fama comenzó en la década de 1950, cuando el etnobotánico estadunidense Gordon Wasson difundió el uso curativo y ceremonial de los hongos alucinógenos en un artículo de la revista Life.

En la publicación relató a detalle una “velada” oficiada por María Sabina, que consistió en la ingesta de hongos que llevó a los asistentes a un estado de trance, mientras la chamana cantaba, danzaba y realizaba invocaciones a santos cristianos en la lengua mazateca.

Ese texto despertó el interés y la curiosidad de científicos, artistas y celebridades, entre los que destacan Walt Disney, John Lennon, Robert Wasson, Albert Hofmann, Roger Heim, Aldous Huxley, Timothy Leary, Jacobo Grinberg Zylberbaum y Carlos Castaneda, entre otros.

Historia de poder

María Sabina creció sin la presencia de un padre. A los 14 años de edad casaron con un hombre de nombre Serapio; seis años más tarde enviudó y diez años después tuvo una revelación tras la enfermedad de su hermana, por lo que decidió comer 30 pares de hongos y durante su estado de trance, unos “seres” le dijeron que Dios le enviaría el Libro del lenguaje para sanar gente.

Su reputación como curandera y chamana creció, y se dice que jamás cobró por sus servicios; por el contrario, siempre era cordial y se dejaba grabar y fotografiar.

Pero a fines de los setenta, el consumo sin control de hongos alucinógenos derivó en algunos suicidios, por lo que María Sabina fue apresada y pasó sus últimos años de vida en total miseria, pues su hogar fue allanado por la envidia y avaricia de sus familiares.

Te podría interesar: ¿Conoces los imperdibles de Puerto Escondido? Aquí te decimos cuáles son

Historias en video



En Vivo