La guajolota, el tradicional desayuno chilango

Los especialistas aseguran que dependiendo de su tamaño, esta bomba energética aporta al cuerpo humano entre 800 y 1000 calorías

229
La guajolota
Foto: @SECTUR_mx/Twitter

Seguro que durante la contingencia, lo que más extrañaste es un desayuno típico al estilo chilango: la guajolota. Este clásico de clásicos mañanero -claro, hablamos de la torta rellena de tamal-, se puede degustar en cualquier puesto callejero especializado en la venta de tamales, tanto en la Ciudad de México como en la Zona Metropolitana.

¿Cuál es la receta de la guajolota?

Los expertos en la materia dicen que cuando “maridas” este manjar con atole o café de olla, entonces se le denomina “guajolocombo” -¡a que no te la sabías!-  y como parte de esta experiencia culinaria siempre van envueltas en papel estraza.  

Existen varias versiones, como aquella que se prepara con tamal frito en aceite; otra rica interpretación de la guajolota, gracias al ingenio mexicano, es aquella que se acompaña de crema y queso blanco. Al principio, los tamales en hoja de maíz eran los más utilizados en esta creación, pero ahora vemos que los oaxaqueños ganan terreno.

Te puede interesar: Tamalalandia, el paraíso de los tamales en Toluca

¿Cuál es el origen de la guajolota? 

Aquí no importa el sabor que elijas, la idea es que siempre deben estar envueltos en bolillo. Pero, ¿te has preguntado por qué se llaman así? Pues existen muchas teorías, una se refiere a su valor calórico, porque engordan como un guajolote. Hay quien asegura que se deriva del pan conocido como guajolote.

Te puede interesar: ¿Por qué en México se le dice “chela” a la cerveza?

Los expertos señalan que esta torta de tamal es una bomba energética que aporta al cuerpo humano entre 800 y 1000 calorías, claro, dependiendo de su tamaño. Su precio oscila entre 12 y 20 pesos, así que se vuelve súper accesible al bolsillo pero, además, es un desayuno exprés, en menos de 20 minutos has terminado.

¿La guajolota es chilanga o no?

Pero ahí te va un dato curioso que, de acuerdo con el historiador mexicano José N. Iturriaga, desmiente que esta delicia gastronómica sea 100% chilanga. En su libro “La cultura del antojito. De tacos, tamales y tortas…”, comparte que la guajolota original era un pan para pambazo relleno de una enchilada roja con puerco. ¿Tú qué opinas? 

Historias en video



En Vivo