Ariel Guzik, el mexicano logra que la naturaleza se exprese a través de la música

También ha hecho audibles las ondas cerebrales, la luz solar y el crecimiento de la vegetación.

247
Ariel Guzik
Foto: @FestivalTsonami/Twitter

Para explorar los distintos lenguajes que ofrece la Madre Tierra, el mexicano Ariel Guzik, diseña y produce mecanismos e instrumentos que le ayudan a lograr este fin. Son más de 25 años los que lleva explorando los fenómenos de resonancia, mecánica, electricidad y magnetismo, elementos que permiten a su ingenio inventar mecanismos que reproducen, a través de la música, la voz de la naturaleza.

Como director del Laboratorio de Investigación de Expresión y Resonancia de la Naturaleza en México, pretende que su trabajo, más que descifrar los misterios del mundo de la fauna o la flora, favorezca la percepción de los fenómenos naturales, por medio de los sentidos, la fascinación y la fantasía.

Varios de los aparatos e instrumentos que diseña y fabrica, ocupan un lugar dentro de exposiciones nacionales e internacionales, un ejemplo es su pieza Cordiox, seleccionada para su exhibición en la Bienal de Venecia. El instrumento de 180 cuerdas lleva un “corazón” de cuarzo, que capta las vibraciones del sitio y la manera en cómo la energía está distribuida en el lugar. 

Te puede interesar: Lorena Ramírez ¿ya viste el documental sobre la corredora rarámuri?

Investigaciones de Ariel Guzik

Otra de sus creaciones novedosas es el Espejo Plasmaht, que funciona cuando los seres que se acercan a este instrumento activan la resonancia de las cuerdas, gracias a sus  vibraciones, es así como se producen melodías 100% naturales.

Te puede interesar: Guadalajara, epicentro de la próxima película de Guillermo del Toro

Pero aún hay más en la serie de investigaciones y propuestas de Ariel Guzik, quien también ha hecho audibles las ondas cerebrales, la luz solar y el crecimiento de la vegetación. De acuerdo con algunos expertos, la naturaleza tiene un lenguaje y este artista-científico solo se atreve a reproducirlo, o deja que los mismos seres vivos lo hagan.  

Para muestra basta un botón: resulta que en el Mar de Cortés, Ariel Guzik sumergió su invento Nereida, un cilindro de cuarzo, mediante el cual buscó establecer una comunicación directa con delfines y ballenas grises. Pero también intenta lo mismo con plantas, a través de un sistema de electrodos que unen plantas con un laúd y así traducir las vibraciones energéticas de éstas en música.

Historias en video



En Vivo