Alegría: ¿Por qué se llama así este dulce típico?

Alegría de amaranto, el dulce típico que hace feliz a todo aquel que la come.

206
Alegría: ¿Por qué se llama así este dulce típico?
Foto: Por Marcos Castillo/Shutterstock

La alegría es un estado de ánimo producido por un acontecimiento favorable y suele manifestarse con la sonrisa; sin embargo, también es un dulce típico mexicano muy popular cuyo sabor es único, al grado de poner de buenas a todo aquel que la consume.

¿Qué son las alegrías?

De acuerdo con Larousse Cocina es un dulce de amaranto tostado, mezclado con miel de abeja, de azúcar o piloncillo, y en ocasiones con nueces, pasas, pepitas y cacahuates. Éstas se venden en forma de rueda, cuadrados o rectángulos y se envuelven en papel celofán transparente para su venta. Asimismo, es considerado el dulce más antiguo de México.

Te podría interesar: Camotes: todo lo que debes saber de este dulce típico

La alegría se produce principalmente en la zona de Santiago Tulyehualco en la alcaldía de Xochimilco, en la Ciudad de México.

¿Por qué se llama alegría?

Todo indica que su nombre se debe gracias a Fray Martín de Valencia, un franciscano que llegó a Xochimilco junto a otros misioneros. Según cuenta la historia, un día al estar en un cerro y al intentar encender una fogata utilizaron algunas varas de amaranto para encenderla y de pronto éstas comenzaron a “tronar”, y a tomar una coloración blanca.

Esto les causó un gran asombro y emoción que de inmediato comenzaron a bailar y a cantar alrededor de la fogata, viviendo un momento de gran alegría, es por eso que se le quedó ese nombre. Pero eso no es todo, ya que un investigador de la UNAM, Manuel Soriana, descubrió que las proteínas de la semilla de amaranto contienen propiedades antidepresivas, por lo que su nombre no pudo haber sido mejor.

Receta tradicional

Ingredientes

  • 250 gramos de amaranto
  • 1/2 taza de miel de agave
  • 2 cucharadas de miel de abeja
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 pieza de piloncillo

Preparación

Lo primero que se debe hacer es tostar el amaranto a fuego bajo en un sartén, moviendo constantemente hasta que tome una coloración dorada. Si lo deseas puedes adicionar frutos secos o semillas en este paso como cacahuates, pepitas o nueces.

Corta el piloncillo y derrítelo en una olla, agrégalo el jugo de limón y déjalo cocinando durante 10 minutos. Luego viértelo en un tazón y agrega el amaranto y mezcla hasta obtener una pasta.

Vierte la mezcla en un recipiente forrado con papel encerado o aluminio y compáctalo con las manos. Por último, deja reposar hasta que la pasta se seque y córtala en trozos y barniza con miel de agave para darle un toque más dulce.

Te podría interesar: Borrachitos: Dulces típicos que nos hacían sentir adultos de pequeños

Beneficios

El amaranto con el que se hacen las alegrías, es muy versátil y se puede aprovechar de diferentes formas. Su semilla sirve para hacer cereales, germinados y harinas. Incluso la ONU considera al amaranto como uno de los mejores alimentos de origen vegetal para los seres humanos, ya que está lleno de minerales y vitaminas A, B, C, B1, B2, B3 y ácido fólico.

  • El amaranto es una fuente de proteínas
  • Tiene niacina, calcio, hierro y fósforo
  • Tiene minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3, D y K
  • Contiene ácido fólico, lípidos, almidones y carbohidratos
  • Es fuente de aminoácidos esenciales como lisina, omega, ácido ascórbico, calcio y magnesio.

Historias en video



En Vivo