¡Justo en el corazón! Alimentos que creías que eran mexicanos, pero no lo son

La lista que nos pegó justo en el nacionalismo, ya que estos alimentos tienen su origen lejos de tierras mexicanas.

294
¡Justo en el corazón! Alimentos que creías que eran mexicanos pero no lo son
Foto: padrinan/Pixabay

Los mexicanos estamos muy orgullosos de nuestra nación y, cada vez que podemos, hacemos gala de nuestro lado más patriota, tanto que en ocasiones se nos olvida que muchas cosas tienen influencias de otras partes del mundo. Existen alimentos que pensábamos que eran de origen nacional pero no es así, a continuación te decimos cuáles son.

Hoy en día la tecnología ha facilitado la forma de conocer el origen de muchos de estos alimentos y cómo de a poco se fueron ganando un lugar dentro de la gastronomía nacional. Estos son solo algunas de las comidas que creías que eran de origen nacional y no lo son, ¡justo en el corazón!

Te podría interesar: ¿Cuáles son los alimentos que introdujeron los españoles a México?

Alimentos que pensabas que eran mexicanos pero no lo son

Churros

Los churros son uno de los tantos alimentos que durante generaciones han endulzado los corazones de chicos y grandes con su sabor, ya que se pueden encontrar en diferentes lugares de México como tiendas, calles, restaurantes, panaderías, entre otros. Lastimosamente, los churros tienen su origen del otro lado del charco (China), donde se creó una preparación llamada youtiao, que consiste en una masa de pan salada frita.

Su creación se remonta al siglo XII, cuando el general Yue Fei fue asesinado por el ministro Quin Hui, uno de los máximos traidores en la historia de China. Este hecho causó el descontento de la población, dando pie a que los panaderos de Huangzhou crearan una masa alargada que simbolizaban a Qin Hui “El Canalla”.

Rosca de reyes

La rosca de reyes es uno de los alimentos que encierran mucha tradición en México, principalmente por todo lo que encierra esta especie de ritual. Pero aunque su arraigo nacional es mucho, su origen dista de estas tierras.

Su origen data de la Edad Media (siglo XIV) en países europeos como Francia y España, aunque llegó a México durante la conquista. Desde entonces, se ha convertido en toda una tradición que desemboca en los tamales del 2 de febrero, Día de la Candelaria.

Calaveritas de azúcar

Quizá este es uno de los alimentos que más nos pegan en el corazón y es que su tradición está intrínsecamente ligada al Día de Muertos, una de las festividades que mayor arraigo tienen en México.

El origen de las calaveritas de azúcar se remonta a las culturas mesoamericanas, las cuales creían que la muerte era la conclusión de una etapa de vida que se extendía a otro nivel. Su tradición desciende del Tzompantli, altares de antiguas culturas en los que se colocaban los cráneos de las personas que fueron sacrificadas en honor a los dioses.

La técnica con la que se elaboran es de alfeñique, que es una mezcla de azúcar, clara de huevo, gotas de juego de limón y una planta llamada “chaucle”. Los primeros en hacer figuras con esta técnica fueron los italianos, quienes al visitar México durante el siglo XVII heredaron esta técnica al Nuevo Mundo.

Te podría interesar: Alimentos que aparentan ser saludables pero no lo son

Salsa Tabasco

Pese a que lleva el nombre Tabasco no nació en este estado, por el contrario, es de origen estadounidense y fue creada en 1868 por Edmund Mclhenny, quien cosechó el chile tabasco y para 1869 creó la salsa Tabasco, vendiendo 658 botellas. Desde entonces se comenzó a comercializar a todos los países del mundo.

Galleta María

El origen de las galletas Marías se sitúa a finales del siglo XIX en Reino Unido. James Peek y George Hender Frean, maestros reposteros, eran propietarios de la célebre Peek Frean & Co, donde crearon una galleta distinta a las que se elaboraban en aquel entonces, fue así como surgieron las galletas Marías para celebrar el matrimonio entre la Gran duquesa María Aleksándrova de Rusia y el príncipe Alfredo I de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Historias en video



En Vivo