El París de Julio Cortázar

Celebremos el 26 de agosto, día del nacimiento del Gran Cronopio

39
Instagram: @juliocortazar_

Una gran parte de las y los lectores de Rayuela caímos perdidos de amor, pasión, deseo o fascinación cuando leímos sobre la Maga. Pues al parecer así ocurrió con Julio Cortázar, autor de esta inclasificable obra maestra de la literatura universal, cuando conoció París.

El autor de Historias de cronopios y de famas cayó en un estado de embeleso que lo llevó a vivir sus últimos días, con la nacionalidad francesa, en la Ciudad Luz. Es más, en ésta se desarrolla el amor inconcluso de esta novela, digamos, iniciática.

Para Cortázar, la capital de Francia “es como un corazón que late todo el tiempo; no es el lugar donde vivo; es otra cosa”.

De acuerdo con el crítico literario Emanuel Carballo, Rayuela, la creación más conocida de Julio Cortázar, es “una obra maestra que se convirtió en la atracción hacia la literatura de varias generaciones de lectores y jóvenes que tenían inquietud por las letras en América Latina”. Por eso y por otras obras maestras del relato corto, como “Casa tomada”, es que te presentamos cinco lugares de París muy cortazarianos para festejar que este Gran Cronopio nació un el 26 de agosto de 1914.

Residencia de Charles Baudelaire

La primera parada que Cortázar hizo al llegar a París fue la residencia del autor de Las flores del mal. Es sabida su fascinación por la literatura del poeta dandy, cuya antigua residencia temporal se localizaba en el hotel de Lauzun, también conocido como Pimodán, en Saint-Louis, específicamente en el número 17 del Quai d’Anjou.

Galerie Vivienne

En en la zona de la Place Notre Dame des Victoires existe una galería que era my frecuentada por Cortázar, la Galerie Vivienne. El escritor decía que allí “sentía el espíritu de París de 1870”. Se ubica en 4 rue des Petits-Champs.

Pont des Arts

Se cuenta que fue éste el lugar donde Cortázar concibió Rayuela. Un punto de iniciación para los fieles lectores cortazarianos. Este Puente de las Artes es una verdadera pasarela. Construida entre 1801 y 1804, es una obra de ingeniería que une el Instituto de Francia y el Museo del Louvre y fue el primer puente de hierro de París. Se halla entre Quai de Conti y Quai François Mitterrand.

Old Navy Cafe

En la avenida Saint-Germain se encuentra este café. Cortázar gustaba de tomar largos ratos de café y escribir por igual número de horas. Quizá disfrutada de las dos actividades en la misma intensidad.

Tumba de Julio Cortázar

Obviamente, no es un lugar que frecuentara el escritor, pero lo incluimos en esta lista porque es allí donde sus retos reposan, junto a Aurora Bernárdez y Carol Dunlop. Nos referimos al cementerio Montparnasse. Si visitas este lugar, no olvides leer las notas que le han dejado sus lectores. Y quizá dejes la tuya.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Cuando estaba en el secundario, una de mis profesoras de Lengua y Literatura nos dio para leer “Todos los fuegos, el fuego”, de Cortázar. A partir de ese momento, me enamoré de él, de sus cuentos, de su obra. Hoy, que estoy en la ciudad donde el vivió tantos años y que lo inspiro para escribir su novela más conocida (mi libro preferido) Rayuela, no puedo evitar sentir una conexión con él. Paris me transporta a su manera de escribir, de describir los puentes, las esquinas y ríos de esta gran ciudad. Si pudiera pedir un deseo claramente sería recorrer por un día Paris con Julio, pero como sé que es imposible, me conformo con encontrarlo en cada una de sus páginas. Descansa en paz, mi querido Cronopio. ❤️

Una publicación compartida de Micaela Sofía (@micamucci) el

También lee 5 lugares de Jorge Luis Borges en Buenos Aires

En Vivo