El alcalde del Infierno te reta: la estancia más espeluznante en Michigan

Los residentes de Livingston podrán tener una noche infernal por medio de Airbnb

225
alcalde-del-infierno-airbnb-mtch-1200x680-1
Airbnb

Cuenta la leyenda que existe un autoproclamado alcalde del Infierno (Hell), en Michigan (Estados Unidos). Él es John Colone y cederá su trono por una sola noche para que la fiesta de Halloween siga horrorizando a la gente.

Por ello ha encargado a su cómplice, Airbnb, dar a conocer los requisitos para que los residentes del condado de Livingston reserven una estancia única en Hell a través de su plataforma.

Los afortunados —¿o desdichados?— huéspedes podrán reservar una de las tres estancias de una noche en octubre para descasar —¡si pueden!— en la Guarida del Alcalde, quien es “el mayor fan de Halloween en el mundo (e inframundo), así que espero que nuestro pequeño trozo de paraíso pueda satisfacer a los amantes de Halloween y proporcionarles todos los escalofríos y sensaciones espeluznantes de la temporada”, en palabras guturales de él mismo.

Miedo en Hell

El alcalde del Infierno quiere que no sólo una persona ocupe su trono, por eso ha dispuesto que la solicitud para reservar una de las tres estancias —por una noche— comience a partir del 14 de octubre en Airbnb, sólo para los residentes de condado de Livingston.

La persona “afortunada” que se convierta en alcaldesa o alcalde del Infierno por una noche, en cualquiera de la tres fechas disponibles (14, 18 y 21 de octubre) vivirá una experiencia que le erizará los cabellos de susto, pues el equipamiento de Hell está de alarido: desde una lujosa cama queen size hasta una zona gótica en la que podrá degustar una taza de café caliente —dicen quienes los han probado y sobrevivido, que es “celestial”—.

Te puede interesar La cueva del diablo y sus leyendas

Todo, o casi todo, lo que se espere de un festejo de Halloween se puede encontrar en la residencia del alcalde del Infierno, eso sí, con mucho lujo y comodidad. Y por si fuera poco, John Colone, el alcalde del Infierno, invita a los huéspedes a explorar y disfrutar de manera responsable de todo lo que ofrece este pueblo “infernal”: un bocado en la taberna local Hell Hole Dinner y un paseo por los pintorescos caminos de los alrededores.

Una de las actividades de más susto puede experimentarse en Hell. Allí, como no podrás juntar los párpados de tus desorbitados ojos ni un segundo, es mejor que te entregues a la pantalla de cine para ver una película de miedo junto a una acogedora chimenea y varias calabazas para tallar.

Como dice el alcalde del Infierno: “para nuestros huéspedes y futuros alcaldes, espero que descubran que no existe un sitio más acogedor que Hell, el Infierno en la Tierra. ¡Estamos deseando que pasen unos días fantásticos!”

Te puede interesar Las carreteras embrujadas de México

Terror pero con seguridad

Y como no todo es horror en esta experiencia, el alcalde del Infierno se ha asegurado de que los futuros huéspedes por una de las tres noches estén completamente seguros. La Guarida será limpiada antes de la llegada de los visitantes siguiendo las normas del CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos).

Los habitantes de Livingston que no alcancen a vivir esta “terrorífica” experiencia, siempre podrán visitar el minicampo de golf temático y el puente Locks of Love, donde el propio Reverendo Vonn oficia los enlaces y las parejas sellan su amor-odio en las profundidades del Infierno.

Historias en video



En Vivo