Visita Mapimí, pueblo histórico de Durango

Hace 10 años, Durango le dio la bienvenida a su primer Pueblo Mágico. El 27 de noviembre del 2012, la ciudad de Mapimí recibió el título por parte de la Secretaría de Turismo a nivel federal. Este poblado se localiza en la Comarca Lagunera y su nombre significa “piedra en alto” o “cerro elevado”.

Se trata de uno de los puntos turísticos más importantes del norte del país. Fue fundado hace más de 400 años, y en el año 2010 la UNESCO lo declaró como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Además fue agregado al “Camino Real de Tierra Adentro”, debido a su historia y diseño arquitectónico.

Si eres de los que disfrutan de los climas cálidos y los paisajes semiáridos, Mapimí es un imperdible porque, si bien es un pueblo dedicado a la minería, ofrece distintos lugares para apreciar y conocer su historia.

Los turistas que visitan la zona, quedan maravillados con sus monumentos y diseños en construcción. Uno de los edificios que destacan en el poblado es El Mayor, ya que su fachada es de estilo barroco y fue construido en 1772. Otros recintos que imponen por su diseño son el edificio del Servicio Postal y el Templo de Santiago de Apóstol.

Qué hacer en Mapimí, Durango

Definitivamente el pueblo fantasma de La Ojuela es uno de los mayores atractivos que gusta a los turistas nacionales y extranjeros. Se trata de las ruinas de un poblado que hace mucho tiempo era una de las principales zonas mineras. Está ubicado a media hora del centro de Mapimí, en la Sierra de la India.

Cruzar el puente colgante de La Ojuela es una actividad que no podrías dejar de lado si visitas este Pueblo Mágico, ya que es considerado el más largo de América Latina. Una vez que los visitantes atraviesan el puente, es posible lanzarse de la tirolesa, practicar rápel y conocer la mina de Santa Rita.

De la Mina de Santa Rita se extraía oro, plata y cobre, de hecho fue la segunda mina polimetálica en el mundo. Actualmente se extraen minerales y es posible visitarla para recorrer sus 20 niveles subterráneos. Para hacer la caminata, es necesario viajar con un guía local porque es fácil perderse en la red de túneles.

Te puede interesar: Explora Otinapa, Durango, destino abrazado por un maravilloso bosque

La historia de Mapimí

El pueblo de Mapimí fue fundado por españoles en 1598. Los europeos se establecieron en la zona debido al descubrimiento de minerales valiosos, como el oro y la plata. La zona anteriormente era habitada por los indígenas cocoyomes y tobosos.

Debido a la llegada de los españoles, los indígenas no permitieron que se quedaran en la zona y hubo muchos levantamientos en contra de su llegada. Uno de los más importantes fue el de 1715 porque durante ese enfrentamiento, la mayoría de los habitantes tobosos perdieron la vida. Debido a esto, los europeos pudieron establecer su autoridad.

Posteriormente, en 1812, cuando nuestro país logró la Independencia, la actividad minera en La Ojuela se redujo. Esto originó que mineros indígenas pudieran trabajar en las capas superficiales de la mina para obtener algún tipo de ganancia.

Para finales del siglo XIX, la empresa minera mexicana Peñoles se instaló en la población para seguir extrayendo lo que quedaba de cobre, oro, plata y plomo. Actualmente las instalaciones de la empresa se ubican en la ciudad de Torreón.

Puente de Ojuela, Mapimí

Todo suena interesante, ¿no? Si ya te animaste o te quedó en la mente la idea de visitar Mapimí, no olvides verificar el clima de manera previa, ya que normalmente es muy caluroso. Recuerda que el estado de Durango tiene dos Pueblos Mágicos: Mapimí y Nombre de Dios.

Te puede interesar: Ruta del queso en Durango, un recorrido culinario imperdible