Visita la iglesia hundida en Churumuco, Michoacán

186
Churumuco
Churumuco

En lo profundo de las aguas del río Churumuco, en el estado de Michoacán, se esconde un tesoro sorprendente: la iglesia hundida. Este lugar único y enigmático ha capturado la imaginación de aquellos que se aventuran a explorar sus misteriosas ruinas sumergidas. Así que agarra tu equipo de snorkel y prepárate para sumergirte en esta fascinante historia.

La iglesia hundida se encuentra en el Parque Nacional Barranca del Cupatitzio, una zona de impresionantes bellezas naturales. Para llegar a ella, tendrás que adentrarte en el río Churumuco y seguir la corriente hasta que te encuentres con las ruinas emergiendo del agua. La vista es asombrosa, como si estuvieras ante un portal a otra época.

Te puede interesar: Nombran a Paracho como nuevo Pueblo Mágico de Michoacán

La historia cuenta que la iglesia fue construida en el siglo XVII y estaba dedicada a San Juan Bautista. Sin embargo, debido a la construcción de una presa cercana, el río se inundó y la iglesia quedó sumergida bajo el agua. Desde entonces, se ha convertido en un atractivo turístico único y una parada obligatoria para los amantes de la historia y la aventura.

La experiencia de bucear o hacer snorkel alrededor de la iglesia hundida es simplemente impresionante. Imagina nadar entre sus paredes derruidas, mientras los rayos de sol se filtran a través del agua, creando un espectáculo de luces y sombras. La naturaleza ha reclamado el espacio y ahora es el hogar de diversas especies acuáticas que hacen de este lugar su refugio.

Si bien es un lugar fascinante, es importante mencionar que la iglesia hundida es un sitio arqueológico protegido. Por lo tanto, se debe respetar el entorno y no dañar ni llevarse nada. Disfruta de la experiencia de manera responsable y contribuye a preservar este patrimonio histórico para las futuras generaciones.

churumuco
Churumuco

Además de la iglesia hundida, el Parque Nacional Barranca del Cupatitzio ofrece una variedad de actividades al aire libre. Puedes explorar senderos naturales, observar aves, realizar paseos en kayak o simplemente relajarte junto al río y disfrutar de la serenidad del entorno.

Si te animas a visitar la iglesia hundida en Churumuco, te recomendamos llevar tu equipo de snorkel, traje de baño, protector solar y una cámara resistente al agua para capturar estos momentos únicos. También es recomendable ir acompañado de un guía local que conozca la zona y pueda brindarte información adicional sobre la historia y la importancia del lugar.

Te puede interesar: Sopa Tarasca, una rica tradición de Michoacán