Sopa Tarasca, una rica tradición de Michoacán

180
Sopa tarasca
Sopa tarasca

La sopa tarasca es un platillo tradicional de la región de Michoacán, México. Su origen se remonta a la época prehispánica, cuando los purépechas, una de las culturas indígenas más importantes de la zona, ya la preparaban utilizando los ingredientes locales.

El nombre «tarasca» proviene de una palabra de la lengua purépecha, «tarascue», que significa «espeso» o «revuelto». De hecho, la sopa tarasca se caracteriza por ser un platillo espeso y consistente, elaborado a base de frijoles negros, jitomate, chile pasilla, ajo, epazote y otros ingredientes, que se sirve con queso fresco, crema, aguacate y totopos.

Durante la época colonial, la sopa tarasca se convirtió en un platillo popular en Michoacán y se empezó a servir en las fiestas religiosas, especialmente en la celebración del Día de Muertos. Con el tiempo, se fue adaptando y modificando en diferentes lugares de la región, y hoy en día se considera uno de los platillos más representativos y sabrosos de la cocina michoacana.

Te puede interesar: Conoce el sabor de la comida prehispánica en este lugar de Tepoztlán

Receta para la tradicional sopa tarasca

La sopa tarasca es una sopa tradicional de Michoacán, México, que se prepara con frijoles, jitomate, chile pasilla, ajo, cebolla, epazote y tortilla frita. Aquí te comparto una receta sencilla para que puedas prepararla en casa:

Ingredientes:

  • 2 tazas de frijoles negros cocidos
  • 4 jitomates maduros
  • 1 chile pasilla seco
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1/2 cebolla picada
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • Sal al gusto
  • Epazote fresco picado al gusto
  • 6 tortillas de maíz cortadas en tiras y fritas
sopa tarasca
Sopa Tarasca

Instrucciones:

  1. En una olla, calienta el aceite y sofríe la cebolla y el ajo hasta que estén dorados.
  2. Agrega los jitomates picados y el chile pasilla seco y cocina por unos minutos hasta que los jitomates se hayan ablandado.
  3. Agrega los frijoles cocidos y suficiente agua para cubrirlos. Cocina a fuego medio-bajo durante 20 minutos.
  4. Licua la sopa con una licuadora de mano o en una licuadora convencional hasta que quede suave.
  5. Regresa la sopa a la olla y agrega sal al gusto. Cocina por otros 10 minutos a fuego medio.
  6. Sirve la sopa caliente y decora con las tiras de tortilla frita y el epazote fresco picado.

¡Buen provecho!

Te puede interesar:  Pan de Tingüindín, el dulce sabor de Michoacán