Pirámide del Tepozteco: ¿qué hay en lo alto de esta montaña sagrada?

El centro ceremonial de Tepoztlán fue edificado para observar solsticios y equinoccios.

3163
Pirámide del Tepozteco
Foto: CC-BY-SA-Ricardo Navarro/Wikimedia

En la punta del cerro del Tepozteco se ubica la pirámide que lleva el mismo nombre, cuya construcción se atribuye a los tepoztecos de filiación xochimilca, entre los años 1150 y 1350 d.C.

El Tepozteco es una zona arqueológica situada en el estado de Morelos. Se localiza alrededor de los 2 mil 300 metros sobre el nivel del mar y a casi 600 metros sobre el valle de Tepoztlán.

El templo de la pirámide

Conocida también como la Casa del Tepozteco, en esta pirámide que mide 9.50 metros de altura se erigió un templo en su lado occidental en honor de Ome Tochtli Tepoztécalt, “Dos Conejo”, dios del pulque (octli) y de la fertilidad, asociado a la Luna y al germinar de la naturaleza.

El templo estaba formado por dos habitaciones. El reducido tamaño de sus escaleras al oeste del basamento obligaba a quienes las subían a hacerlo con respeto y con el cuerpo ligeramente inclinado, y a descender de lado, evitando darle la espalda a la deidad del templo.

El número de escalones estaba relacionado con su cosmogonía: los 13 cielos del universo mesoamericano y los 13 días de la semana del calendario ritual o Tonalpohualli.

Cuando el sacerdote ascendía los escalones, subía a cada uno de los cielos hasta llegar al Omeyocan, “el lugar de donde todo procede”. El Tepozteco ha sido un centro ceremonial desde hace más de tres mil años.

Te puede interesar: Tepoztlán y su magia

“Guardián de la Pirámide del Tepozteco

Cuenta la leyenda que desde la época prehispánica llegaron los primeros pobladores, uno de ellos fue Tepoztécatl, Señor de Tepoztlán, quien todavía vive como “Guardián de la pirámide“.

Al igual que en la religión Católica, se plantea que este personaje nació de una doncella virgen y que, al nacer, los abuelos lo abandonaron en el cerro para cuidar la honra de su hija. Entonces el niño fue cuidado y alimentado por las hormigas, y luego por un mago y su esposa.

De joven fue protegido por Ehécatl, dios del viento, quien le dio poderes para liberar a su pueblo de un gigante, por lo que fue proclamado gobernante y se erigió un templo en la punta del cerro. Como “hijo del viento”, Tepoztécatl está asociado a dioses creadores como Ehécatl Quetzalcóatl.

Te puede interesar: San Cristóbal de las Casas: cacao, bohemia y posh

¿Por qué el templo está en esa posición?

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha documentado que la posición de la Pirámide del Tepozteco se puede explicar al observar las montañas alrededor del templo.

Hacia el poniente se puede ver la puesta del Sol en todo el año, y la fachada del templo se colocó en esa posición debido a que a los tepoztecos les interesaba registrar las montañas de frente y los ciclos como los solsticios y los equinoccios, para generar su calendario agrícola.

Energías y avistamientos

Cada persona que visita la Pirámide del Tepozteco siente energías diferentes, por lo que se ha convertido en un lugar excelente para meditar, practicar yoga, realizar ceremonias en los tradicionales temazcales, incluso para recibir el equinoccio, el solsticio y el Año Nuevo.

También es un lugar favorito de chamanes, religiosos y gente que trabaja en su espiritualidad; incluso, hay quienes aseguran haber visto objetos extraños volando sobre este enigmático cerro.

 Te puede interesar: El Saucillo: para echar un vistazo a la magia de Zimapán, en Hidalgo

Historias en video



En Vivo