Cenotes Hacienda Mucuyché: universo histórico entre cenotes y selva yucateca

Descubre el lugar donde la emperatriz Carlota decidió tomar un baño y ponte a nadar en sus aguas color turquesa y cristalinas

2022
Cenotes Hacienda Mucuyché
Doug S/Flickr

Mientras las condiciones de la pandemia permitan emprender de nuevo el vuelo hacia las maravillas que nos depara México, deseamos llevarte de viaje virtual, para que juntos podamos descubrir uno de los tesoros que guarda Yucatán y que se conoce como Cenotes Hacienda Mucuyché, donde cenotes y selva se mimetizan en un mismo cosmos.

Para adentrarse en su arquitectura, actividades y servicios turísticos, hay que arribar al municipio de Abalá, donde aún permanece erguida esta hacienda, para dar muestra de sus raíces históricas que nos conducen por su producción de henequén, además de que funcionó como destilería y criaba ganado en el siglo XVII

Los cronistas del lugar cuentan que en 1865 la hacienda fue visitada por la emperatriz Carlota, quien tomó la decisión de bañarse en uno de los cenotes que hoy forma parte de la propiedad, pero en aquel año pertenecía a Manuel José Peón y su esposa, Loreto.

Te puede interesar: 3 escenarios de ensueño para celebrar tu boda en Yucatán

El rostro natural de Cenotes Hacienda Mucuyché 

La propiedad dejó de ser parte de esta familia hace algunos años, para pasar a un grupo empresarial, con la finalidad de abrir sus instalaciones al turismo.

Afortunadamente, la estructura continúa en pie, con algunas renovaciones como respuesta a las inclemencias del tiempo, pero sigue luciendo su encanto y belleza dotada por la diversidad selvática que la cubre, misma que deja al descubierto dos cenotes que forman parte de su territorio.

Te puede interesar: Visita la histórica Hacienda San Pedro Ochil, en Yucatán 

Durante los recorridos guiados que se realizan, el visitante puede descubrir cómo la arquitectura del lugar queda adornada por las bellezas naturales de este ecosistema, así se van develando ante los sentidos los arcos de estilos árabe y francés, la capilla, el comedor, los establos, el cuarto de máquinas y el casco.  

El tour finaliza con un chapuzón en sus Cenote Carlota y Cenote Azul. Se dice que ambos están conectados a través de cavernas subterráneas, pero los turistas sólo pueden nadar y admirar las estalactitas de sus paredes.

Estos escenarios están enmarcados por vegetación propia de este destino. Cenotes Hacienda Mucuyché también dispone de habitaciones confortables.