Laguna de Aljojuca, un cráter que se camufla durante el invierno

Según una leyenda, en este cuerpo acuífero de Puebla una niña se convirtió en sirena

5606
Laguna de Aljojuca, un cráter que se camufla durante el invierno
Foto: WildFox/Pixabay

La laguna de Aljojuca es poco conocida pese a que es uno de los más impresionantes cuerpos acuíferos de Puebla; su lecho es un cráter —tipo maar, debido a que es ancho y bajo— generado por una erupción volcánica.

Su nombre proviene de las palabras náhuatl atl, “agua”; xoxouhqui, “azul celeste”, y ca; en conjunto se puede traducir como “en el agua azul celeste”.

El diámetro de esta laguna es de un kilómetro y su depresión mide 400 metros, aunque se estima que en la parte más profunda tiene 100 metros más.

Te podría interesar: Puebla: un escaparate lleno de aventura y adrenalina

Una de peculiaridad de esta laguna es que durante el invierno se presenta un fenómeno que los lugareños llaman “azuframiento“: la laguna cambia del azul turquesa a un verde esmeralda intenso, provocando haciendo que los peces suban a la superficie.

En el costado norte de la laguna de Aljojuca es posible acampar durante la mayor parte del año, en un pequeño bosque; en la zona sur hay un gran número de acantilados verticales con senderos por los que se puede descender hasta la laguna. Asimismo, en este lugar se pueden realizar largas caminatas o recorridos en bicicleta.

Leyenda de la laguna de Aljojuca

Según la leyenda, hace algunos años una niña llevó a sus borregos a pastar cerca de una barranca, pero uno se extravió y tras una larga búsqueda, no pudo encontrarlo. Horas más tarde, el borrego apareció con el hocico mojado.

Esto le pareció sumamente extraño a la niña, pues en las cercanías no existía ningún pozo o cuerpo de agua donde el borrego pudiera hidratarse. Al día siguiente, la niña llevó otra vez a sus borregos a pastar y sucedió lo mismo.

Te podría interesar: Gruta del Duende, para activar la imaginación fantasiosa que provoca Puebla

Como medida precautoria, la pequeña decidió colocarle un cascabel al borrego para seguirlo en caso de que volviera a extraviarse; y sucedió lo mismo que en días anteriores, pero esta vez la niña vio cómo el borrego descendía por la barranca y al llegar al fondo, bebía agua de un charco.

Extrañada por la existencia de aquel charco, la pastora comenzó a escarbar donde se encontraba el pequeño hidrante natural y el agua “encantada” comenzó a subir hasta inundar la barranca, ahogando a la niña, quien se transformó en una sirena y fue así como surgió la laguna de Aljojuca.

Historias en video



En Vivo