Kulubá, zona arqueológica de Tizimín que quizá no conocías

Kulubá, un regalo maya de Tizimín para el mundo.

666
Kulubá, zona arqueológica de Tizimín que quizá no conocías
Foto: DEZALB/Pixabay

Kulubá es uno de los tantos lugares por visitar de la Península de Yucatán y es una zona arqueológica maya poco conocida que se encuentra en el municipio de Tizimín, que formó parte de la red de comercio y de control territorial con las urbes de Ek’ Balam y Chichén Itzá.

Kulubá es prácticamente una zona poco explorada por turistas nacionales y extranjeros, ya que tras diversas obras de restauración y acondicionamiento arqueológico, abrió por primera vez sus puertas al público en 2018, para mostrarle al mundo su riqueza cultural e histórica.

Te podría interesar: Zona arqueológica de Kabah – Una maravilla más de Yucatán

Significado de Kulubá

Kulubá significa “agua del perro salvaje kulú“, y es un complejo arqueológico de la cultura maya, considerado uno de los más importantes de todo el estado de Yucatán. Abarca aproximadamente 9 kilómetros y su construcción data del año 300 a.C. al 1000 d.C. De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Kulubá tuvo fuerte influencia de las regiones de Puc y Chichén Itzá, misma que se puede percibir en sus edificaciones.

Esta zona arqueológica de Tizimín está compuesta por 400 estructuras, entre las que destacan tres que fueron esculpidas para los grandes jerarcas de la época, el Templo de los Mascarones es la principal de todas, cuenta un impresionante techo en forma de arco, seguida del Palacio de las U y el Palacio de Chenes. Así como una enorme plaza compuesta por 12 estructuras.

Cabe mencionar mencionar que las rejolladas fueron vitales para la producción del cacao y la cosmovisión maya, es por eso que a partir de ellas se configuró el asentamiento maya de Kulubá.

Intervenciones

La primera intervención se llevó a cabo en 1980, por la brigada de salvamento del Centro Regional del Sureste del INAH, a cargo del arqueólogo finado, Ricardo Velázquez Valadez.

Para fines de 1999 y principios de los 2000, continuaron las obras de restauración a cargo del arqueólogo Carlos Peraza Lope, seguidas de la de Alfredo Barrera Rubio, que tuvieron como objetivo el levantamiento del plano del grupo central y periférico, la delimitación de la zona arqueológica y la restauración de los edificios, como el Palacio de los Mascarones y el Palacio de Chenes, además del Palacio de las U, la estructura 11K1b y otras menores del Grupo A y Grupo C.

Te podría interesar: INAH anuncia tarifas nuevas para ingresar a zonas arqueológicas

Kulubá cuenta con un pequeño museo donde se resguardan las piezas que han sido halladas a lo largo del tiempo tras diversos trabajos realizados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Costo y horario

Visitar la zona arqueológica de Kulubá no tiene costo alguno, únicamente hay que registrarse con el velador en turno y se puede visitar en un horario de 8 a 17 horas de lunes a domingo.

Historias en video



En Vivo