Casa de Alfeñique y la dulce historia de amor que encierra este lugar

La Casa de Alfeñique nació de una historia de amor y años más tarde se transformó en un museo.

482
Casa de Alfeñique y la dulce historia de amor que encierra este lugar
Foto: Lomas de Angelópolis/Facebook

El Centro Histórico de Puebla encierra un encanto sinigual, gracias a sus impresionantes construcciones que le dan un toque especial, entre ellas se encuentra la Casa de Alfeñique, un inmueble que destaca por su estilo barroco y ornamentación de estilo árabe.

Casa de Alfeñique, un emblemático lugar poblano

La Casa de Alfeñique es un inmueble que se construyó en 1790 y debe su nombre a su fachada decorada de argamasa, la cual simula el dulce de alfeñique, un caramelo de origen español que proviene de la tradición árabe, y que era muy común encontrar en México durante el periodo colonial.

Te podría interesar: “De la esperanza al porvenir”, el nuevo mural de Puebla que debes conocer 

Esta casa no solo encierra una arquitectura impresionante, sino también una historia de amor, la cual dio vida a este edificio, ¿la conoces? Seguramente no, pero no te preocupes, a continuación te la contamos.

Historia de amor de la Casa de Alfeñique

La construcción de esta casa se le atribuye y Juan Ignacio Morales, un herrero que se enamoró perdidamente de una joven (María Ignacia). Un día, mientras el joven se dirigía a su trabajo, vio por primera vez a María, quedando prendado inmediatamente de su impresionante belleza.

María Ignacia era una muy hermosa, por lo que las propuestas de matrimonio no se hicieron esperar, principalmente de Juan Ignacio, por lo que la joven decidió poner a prueba el amor de aquel hombre encomendándole una tarea: construir una “casa de dulce“.

Esta petición parecía una misión imposible, pero si Juan Ignacio lo lograba podría casarse con ella, fue así como el joven puso manos a la obra y gracias a sus habilidades con las manos y a una herencia, logró su cometido, construyendo así el inmueble ubicado en la esquina de la 4 Oriente y la 6 Norte.

Aquel inmueble fue decorado con agramasa para simular tan singular dulce de origen árabe que fue traído a México por los españoles, simulando ser una impresionante casa de caramelo, logrando desposar a María Ignacia. Fue así como los pobladores comenzaron a llamarla la Casa de Alfeñique.

Según cuenta la leyenda y por voces de los pobladores, Juan Ignacio habría gastado 14 mil 900 pesos de oro de aquella época tan sólo en la remodelación de la casa y a partir de 1790 vivió en esta casa que le perteneció a su familia durante 84 años.

Te podría interesar: Venden pan del socavón de Puebla como “recuerdo”

Casa de Alfeñique: De “casa de dulce” a museo

La Casa de Alfeñique dejó de ser una “casa de dulce” y se transformó en el primer museo de Puebla el 5 de mayo de 1926. Actualmente sigue conservando su esencia y misticismo pero como un recinto cultural donde se exhiben más de mil 598 piezas como textiles, pinturas, carruajes, códices, entre muchas otras cosas.

¿Dónde y cómo llegar?

  • Dónde: 4 Oriente 416, esquina con 6 Norte, Col Puebla Centro, C.P. 72000, Puebla, Puebla, México.
  • Horario: de martes a domingo de 10 a 18 horas.
  • Precios: 40 pesos entrada general y 20 pesos para menores de 12 años, estudiantes, maestros y adultos de la tercera edad con credencial del INAPAM.

Historias en video



En Vivo