Estado de Morelos, su fundación, Pueblos Mágicos y tradiciones

El estado de Morelos se creó el 16 de abril de 1869.

69
Estado de Morelos
Foto: Twitter/@SECTUR_mx

El Estado de Morelos tiene un gran encanto, y sin duda, su origen ha sido parte fundamental para la historia de nuestro país, así también como el que se haya convertido en uno de los lugares preferidos para pasar el fin de semana con la familia y amigos.

Pero, ¿qué hay que saber sobre el Estado de Morelos? En realidad, existen muchas cosas por conocer y disfrutar en este estado, desde su origen, gastronomía, pueblos mágicos y más. Así que hoy te contaremos los detalles.

¿Cuándo se convirtió Morelos en estado?

Con la llegada a México de Maximiliano de Habsburgo, el presidente Juárez se vio obligado a trasladar la capital del país a diferentes regiones. Por decreto, el 7 de junio de 1862, dividió el territorio original del Estado de México en tres distritos militares: el actual Estado de México y los territorios que ahora comprenden los estados de Hidalgo y Morelos.

Cabe señalar que durante cinco años cada uno de ellos tuvo vida autónoma, gobernador militar, tribunal y jueces designados por las mismas autoridades militares.

Después de que se restableció la paz en la República en 1867, se les solicitó al presidente de México y al Consejo Federal que el distrito de Morelos conservara su autonomía.

Tras una larga lucha en las Cámaras de Diputados, tanto en el ámbito federal como estatal, es que se dio origen al Estado de Morelos, como una nueva entidad de la federación mexicana.

El decreto de fundación de 16 de abril de 1869, llevado a cabo en Palacio Nacional por Benito Juárez, donde estableció la creación del Estado Libre y Soberano de Morelos, con la parte de territorio del antiguo Estado de México constituida por los distritos de Cuernavaca, Cuautla, Jonacatepec, Tetecala y Yautepec, que habían formado el Tercer Distrito Militar. Una vez constituido y delimitado el Estado de Morelos, su primer gobernador fue el general Francisco Leyva.

Pueblos Mágicos de Morelos

El Estado de Morelos resalta por diferentes atractivos y lugares como sus Pueblos Mágicos: Tepoztlán y Tlayacapan, mismos que son conocidos por sus coloridos carnavales que se festejan al ritmo y a los saltos del «brinco del chinelo», así también por la arquitectura de sus ex conventos, los cuales han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

Ambos Pueblos Mágicos de Morelos también cuentan con una gran variedad de artesanías en barro y una exquisita gastronomía prehispánica, y lo mejor, es que son destinos bastante cercanos a la Ciudad de México y Cuernavaca.

Tepoztlán es el pueblo mágico de todo México más cercano a la capital (80 kilómetros), ubicado en la base del Parque Nacional El Tepozteco. Es un escape ideal para los que viven en CDMX y Cuernavaca, ya que en poco tiempo pueden dejar las grandes ciudades y pasar a estar rodeados por montañas y verde. Mientras que Tlayacapan está a sólo una hora y media de la Ciudad de México, se convirtió en un paseo preferido de fin de semana.

Te puede interesar: Estado de México: Su historia, atractivos y más datos que debes conocer

En ambos Pueblos Mágicos hay varias tiendas de suvenires, hoteles y restaurantes, pero el entorno natural, las callecitas empedradas y las capillas de la época colonial son lo que les da el mayor toque de encanto.

Atractivos del Estado de Morelos

  • Ascenso al Cerro Tepozteco

El pueblo de Tepoztlán está en la base del parque nacional que protege al cerro Tepozteco. La caminata para subir hasta su cima donde encontrarás un yacimiento arqueológico; esta es una actividad que no debes dejar pasar si visitas este lugar.

Entre los años 1150 y 1350 los xochimilcas construyeron este complejo religioso en la cima del Cerro Tepozteco, llamado así por el dios al que le rendían culto. Está formado por una pirámide de dos cuerpo y diez metros de altura, con un templo en la cima al que se puede acceder subiendo los escalones.

A mediados del Siglo XVI, la Orden Domínica envió a construir un convento para que sirviera como residencia de los frailes, levantado con mano de obra de los indígenas tepoztecos.

Aquel convento, dedicado a la Virgen de la Natividad, es actualmente una iglesia y museo enfocado en la historia de los pueblos que habitaron Tepoztlán.

En 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad como parte de la Ruta de los Conventos, acompañando a otros cercanos como el Ex Convento de San Juan Bautista que se encuentra en Tlayacapan, el otro pueblo mágico de Morelos.

  • Comida y artesanías en el tianguis

El tianguis de Tepoztlán se hace los miércoles y domingos en la calle Isabel La Católica y es famoso por las artesanías y por su gastronomía prehispánica. Ahí encontrarás platillos típicos como los itacates, que son una especie de gorditas triangulares pero con distintos rellenos, así también las tlaltequeadas, que son una opción vegana y por supuesto, deliciosa.

Para brindar, el mítico pulque es una bebida milenaria que está retomando su popularidad perdida. Está hecha por fermentación de la savia del agave, misma planta que se utiliza para el tequila y el mezcal.

  • «El dado»

Así se le llamó a la roca en forma de cubo, la cual ha cobrado popularidad para hacer diferentes actividades deportivas, como escalar y practicar rápel.

  • Ex Convento de San Juan Bautista

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996, fue construido en el Siglo XVI por orden de los frailes agustinos y es el principal símbolo turístico de Tlayacapan.

En el interior del ex convento no solo vas a encontrar fantásticos frescos de la época en que la Orden de San Agustín tenía una fuerte presencia en la zona, sino que además se encuentra un museo en el que se exhiben momias descubiertas en 1982 que estaban sepultadas en el subsuelo.

  • Palacio Municipal de Tlayacapan

El Palacio es uno de los edificios históricos que rodea a la plaza del centro del pueblo, en donde los fines de semana hay mucha actividad, además encontrarás  varios puestos de artesanías y de comida típica. Los tacos de cecina son una especialidad local.

  • Centro Cultural “La Cerería»

Actualmente, el edificio de “La Cerería” funciona como centro cultural en el que se realizan distintas exposiciones artísticas, pero originalmente fue una importante fábrica de velas (de ahí su nombre), construida en el Siglo XVII.

  • El brinco del chinelo

Tlayacapan está considerado como la cuna del chinelo, una de las danzas más reconocidas de México.

Este baile nació como una manifestación de los peones de las haciendas en los días de carnaval, quienes cansados por el maltrato de los patrones españoles empezaron a disfrazarse y ridiculizarlos con su puesta en escena, como también a los curas y otras personalidades importantes.

Te puede interesar: 3 Pueblos Mágicos para disfrutar las vacaciones en un bosque

En los orígenes del chinelo no había una música determinada, sino que eran chiflidos y gritos de alegría o imitando a los capataces. Con el paso del tiempo empezaron a agregarse instrumentos de percusión y viento para acompañar los saltos, y luego nacieron las bandas. Una de las más famosas y antiguas de México, es La Banda de Tlayacapan, formada en 1870.

Durante el carnaval es el mejor momento para ver esta tradición, sin embargo, se ha vuelto tan popular que en varios lugares del Estado de Morelos se festeja el brinco del chinelo, pero el de Tlayacapan es quizás el más importante. Pero si decides visitar el pueblo durante el carnaval debes asegurar un hospedaje porque mucha gente viaja para presenciar el carnaval.