Agua de Barranca: Patrimonio Inmaterial del estado de Tlaxcala

124
Agua de Barranca
Agua de Barranca

Si alguna vez visitas Zacatelco, un pintoresco rincón de Tlaxcala, no puedes dejar de probar el Agua de Barranca, una bebida tradicional con una rica historia y tintes ceremoniales. Aunque su origen se remonta a la época posterior a la conquista española a México, su receta se ha transmitido de generación en generación, y cada familia posee sus propios ingredientes, lo que la convierte en una bebida única y especial en cada hogar.

A pesar de que no existe una receta original para el Agua de Barranca, se han identificado cinco elementos principales que componen la base de esta deliciosa bebida: maíz, cacao, habas, anís y canela. A lo largo de la historia, la comunidad de Zacatelco ha experimentado con diversas formas de prepararla, lo que ha dado lugar a variaciones y matices en su sabor y textura.

Para muchas familias dedicadas a la elaboración de esta bebida, transmitir sus recetas de generación en generación es una tradición invaluable. De hecho, el Agua de Barranca es el sustento para muchas de ellas, lo que hace de su producción una actividad esencial en la vida de la comunidad.

Te puede interesar: Jardín botánico de Tizatlán, un espacio que debes visitar en Tlaxcala

El nombre de esta bebida tiene un significado profundo, ya que proviene tanto del color café característico de la mezcla como del lugar donde se origina: Zacatelco, donde desembocan numerosas barrancas provenientes de la majestuosa montaña de La Malinche. Además, el sonido producido al mezclarla en un lebrillo con hielo evoca el ruido de piedras cayendo en una barranca, mientras que su espuma se asemeja a la textura que se forma cuando el agua cae por esos lugares escarpados.

A diferencia del téjate oaxaqueño, otra bebida popular en la región, el Agua de Barranca posee una mayor cantidad de espuma que de agua, lo que le otorga una textura suave y espumosa en cada sorbo. Además de encontrarse en Zacatelco, también se puede degustar en otros lugares cercanos, como el centro de Tlaxcala, Santo Toribio Xicohtzinco, Santa Catarina Ayometla, Tepeyanco y San Lorenzo Axocomanitla.

A pesar de que algunas personas sugieren que esta bebida tiene sus raíces en la época prehispánica, la presencia de ingredientes como el anís y la canela, que fueron introducidos por los españoles, indica que el Agua de Barranca se desarrolló después de la Conquista. No obstante, su importancia cultural y ceremonial es indiscutible.

agua de barranca, tlaxcala
Agua de Barranca, Tlaxcala

La preparación del Agua de Barranca es todo un ritual. Se tateman todos los ingredientes, incluyendo el maíz de distintas variedades y el cacao, junto con las habas, el anís y la canela. Luego, se muelen para obtener una pasta similar a la que se utiliza para hacer tortillas de maíz. Finalmente, esta mezcla se coloca en cazuelas de barro, donde se vierte el agua y se bate con un molinillo hasta obtener la espuma característica. Todo el proceso se lleva a cabo en frío, asegurando que el resultado sea refrescante y delicioso.

El Agua de Barranca no solo es una bebida exquisita, sino que también es una parte esencial de la cultura local. En la feria anual del cacao en Zacatelco, que tiene lugar a finales de octubre o principios de noviembre, los visitantes pueden probar distintas versiones de esta bebida, así como otras preparaciones hechas a base de cacao. El evento es una oportunidad única para conocer más sobre la historia y la tradición detrás de esta espumosa delicia.

Así que, si deseas sumergirte en la cultura y tradiciones de Zacatelco, no dudes en probar el Agua de Barranca, una bebida que combina la esencia de generaciones y la magia de la montaña de La Malinche.

Te puede interesar: Estas son las 3 especies de luciérnagas de Tlaxcala