«Nosotros causamos el problema”, dice CEO de Boeing sobre accidente del 737

El accidente del 737…

35
Boeing accidente del 737

Sin darle vueltas al asunto, el CEO de Boeing, Dave Calhoun, dijo que la compañía es la responsable del accidente del 737 en el que el tapón de la puerta de un 737 Max 9 salió volando durante un vuelo a principios de este mes.

Aceptó que Boeing debe hacer un mejor trabajo que el que hizo en este caso.

«Nosotros causamos el problema y lo entendemos», dijo a los inversores durante una llamada después de informar la última pérdida trimestral de la empresa.

«Cualquiera que sea la conclusión a la que se llegue, Boeing es responsable de lo ocurrido. Cualquiera que sea la causa específica del accidente, un suceso como éste simplemente no debe ocurrir en un avión que sale de una de nuestras fábricas. Simplemente debemos ser mejores”, manifestó.

«Si bien a menudo utilizamos esta época del año para compartir o actualizar nuestros objetivos financieros y operativos, ahora no es el momento para eso», dijo Calhoun en comentarios a los empleados de Boeing que fueron publicados por la compañía.

Recordemos que el 5 de enero se rompió el tapón de una puerta en un vuelo de Alaska Airlines. Afortunadamente, nadie murió. La tripulación pudo realizar un aterrizaje de emergencia a los pocos minutos de que se abriera el agujero. Sobra decir que la experiencia vivida por los viajeros fue terrible al ver cómo pertenencias salían volando de la aeronave.

Boeing accidente del 737

Esa situación provocó que la inmovilización del modelo Boeing 737 Max 9 durante tres semanas. Y como era de esperarse, fueron sometidos a inspección. Se descubrieron problemas con la instalación de otros tapones de puertas.

«He tenido conversaciones duras y directas con nuestros clientes, reguladores y legisladores… Están decepcionados y tenemos mucho que demostrar para ganarnos la confianza de nuestros accionistas”, comentó.

A raíz del incidente del tapón de la puerta, la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés), dijo que no permitirá que la compañía avance con los aumentos planificados en la producción de los modelos existentes. Y dos clientes importantes, United Airlines y Southwest Airlines, dijeron la semana pasada que están retrasando indefinidamente los planes de entregas con los que contaban para ambos modelos.

«Nuestra gente en la fábrica sabe mejor que nadie lo que debemos hacer para mejorar», dijo Calhoun. «Iremos despacio, no apresuraremos el sistema y nos tomaremos nuestro tiempo para hacerlo bien».

«Un mayor escrutinio, ya sea por parte de nuestra parte, de nuestro regulador o de otros, nos hará mejores», añadió.