Conoce la historia del reloj chino de Bucareli

Este emblemático reloj de Bucareli fue un regalo emperador chino de la dinastía Qing, Puyi.

101
Conoce la historia del reloj chino de Bucareli
Foto: srosado76/Instagram

Muy cerca a la Secretaría de Gobernación se encuentra una mítica glorieta en cuyo centro se encuentra una columna con un reloj en la parte más alta, el cual custodia la historia de las calles Bucareli, Atenas y Emilio Dondé, en la colonia Juárez, desde hace más de 110 años.

Este reloj fue un regalo del emperador chino de la dinastía Qing, Puyi, a México, con motivo de los festejos del Centenario de la Guerra de Independencia.

Las relaciones entre ambas naciones comenzaron el 14 de diciembre de 1899, cuando Wu Tingfang, ministro plenipotenciario del Gobierno de la Dinastía Quing de China en Estados Unidos y Manuel de Aspiroz, ministro plenipotenciario de México en Estados Unidos firmaron en Washington el Tratado de la Amistad, Comercio y Navegación, motivo por el cual China le regaló el reloj a México.

Te podría interesar: Estos son los edificios más antiguos del Centro Histórico de la CDMX

Este fue traído desde el país asiático en el barco de vapor Esperanza, su travesía duró 7 meses, arribando primero al puerto de Acapulco el 26 de agosto de 1910. Tres días después arribó a la Ciudad de México bajo la custodia de Chong Yin Tong, embajador especial para las fiestas del Centenario de Independencia.

A petición de Porfirio Díaz el reloj fue colocado en el entonces recién inaugurado Paseo de Bucareli. Siendo la comunicad china en México la que tuvo la idea de ponerlo sobre una torre, misma que lo ha albergado a lo largo de la historia.

Uno de los episodios más triste en la historia de este reloj se suscitó en 1913 durante la Decena Trágica, cuando fue impactado por balas cañón que casi lo derrumban, motivo por el cual tuvo que ser reconstruido y cambiado el reloj original por uno más moderno. La torre que lo resguarda tenía campanas que servían para definir el paso de las horas.

Su remodelación duró 8 años, hasta que en 1921 se reinauguró en el marco de los festejos por el centenario de la Independencia de México y corrió a cargo del arquitecto Carlos Gorbea, pero no igual a la original.

Cada uno de los costados del reloj tiene un medallón de mármol. En el izquierdo dice: “La colonia china a México en el primer Centenario de la Consumación de su Independencia“. En el lado derecho aparecen grabadas las fechas: 27 de septiembre de 1821-27 y de 1921.

Te podría interesar: La historia que quizá no conocías de las glorietas del Paseo de la Reforma

Finalmente, en el lado posterior hay otro medallón de mármol, similar a los de los costados, el cual muestra caracteres chinos y está hecha de concreto, cantera y bronce. Y en el centro de la torre se puede observar la leyenda: “Tong Sheng Xiang Ying“, que significa “las voces del mismo sentir hacen ecos“.

Con el paso de los años, la calle fue haciendo más estrecha, reduciendo el número de carriles. Hoy en día solo queda una parte de la glorieta.

Este bello reloj cuenta con una armoniosa melodía que hora con hora avisa a transeúntes que el mundo ha cumplido una hora más de vida. En mayo de 2012 tuvo una nueva remodelación, financiada por la revista China Hoy, con motivo del Bicentenario de la Independencia de México.

Historias en video



En Vivo