¿Qué leyendas urbanas oculta el Metro de la CDMX?

Vampiros, muertos y almas deambulando en pena por los vagones, es lo que la gente cuenta que ha presenciado. 

322
Metro de la CDMX
Foto: Aldo Rafael Gutiérrez/Pixabay

Cinco décadas han pasado desde que el metro de la CDMX entró en función, precisamente un cuatro de septiembre de 1969. Desde entonces se han forjado innumerables historias, de las cuales se desprenden varias leyendas urbanas, que revelan el lado más misterioso y oculto de este sistema de transporte. Aquí, te contamos algunas, que seguramente te mantendrán lejos de las siguientes líneas, por lo menos durante las noches.

¿Has escuchado alguna de estas leyendas del Metro de la CDMX?

Barranca del Muerto

De acuerdo con el Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), se trata de la línea 7, la más profunda de toda la red, razón para crear todo un misterio a su alrededor, como el que te vamos a compartir a continuación. Para empezar, recibe este nombre porque en tiempos de la Revolución, la zona estaba repleta de barrancas que fueron utilizadas de fosa común.

Pero nada tiene que ver con lo que sucedió tiempo después, cuando un hombre se quedó dormido durante el último viaje de la noche. Al despertar, el convoy ya no estaba en servicio, pero vio cómo una figura se acercaba hacia él, con orejas puntiagudas y ojos amarillos.

Así lo describió ante la enfermera y el doctor que lo atendían en el hospital, después de ser rescatado inconsciente dentro del vagón. Por supuesto nadie le creyó, solo aquellas personas que experimentaron la misma historia, quienes aseguran que se trata del vampiro de Barranca del Muerto. Ten cuidado de quedarte dormido a la media noche dentro de esta línea del Metro de la CDMX.

Te puede interesar: Conoce la historia de Rosarito, la niña caníbal del metro Tacubaya

Descubre la segunda leyenda del Metro de la CDMX

Panteones

Una de las estaciones del Metro de la CDMX que también carga con su penitencia en la nomenclatura, que por cierto, se la ganó sin esfuerzo, pues está rodeada por cuatro panteones: Alemán, Español, Francés de San Joaquín y Sanctorum, mismos que originaron una serie de leyendas que se manifiestan desde el interior de este transporte.

Principalmente el tramo que va de Panteones hacia Tacuba, cuya distancia es inusualmente larga, un recorrido que por las noches, pasadas las 23 horas, deja al descubierto una serie de lamentos que se manifiestan desde el más allá, tal y como lo cuentan los usuarios frecuentes de la línea azul.

Otros viajeros aseguran que son las almas de los muertos, aquellas que ni siquiera encuentran el descanso eterno dentro de los camposantos que rodean a esta estación del Metro de la CDMX, así que se encuentran deambulando, hasta en los mismos vagones de este sistema de transporte.

Sistema de Transporte Colectivo Metro

 

Historias en video



En Vivo