Pirámide de Acatitlán, vestigio desconocido a unos minutos de la CDMX

Sus primeras investigaciones se registran entre 1923 y 1924, pero su exploración total se realizó hasta 1961

1165
Pirámide de Santa Cecilia Acatitlán
Foto: @INAHmx/Twitter

¿Te apasiona la historia prehispánica? Entonces te vamos a contar sobre una de las zonas arqueológicas poco conocidas y cercanas a la CDMX, donde destaca una pirámide en honor al dios del Sol y de la guerra: Huitzilopochtli -parte izquierda del colibrí azul-.

Sin el tráfico habitual, sólo hay que viajar unos 30 o 35 minutos para arribar a Tlalnepantla de Baz en el Estado de México, justo al pueblo de Santa Cecilia Acatitlán que da nombre al sitio, mismo que se acompaña por un museo administrado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y que exhibe diversos objetos mexicas.

De acuerdo con los historiadores, el basamento piramidal testificó cientos de sacrificios humanos dedicados a la deidad azteca, incluso, provoca la evocación del Templo Mayor pero en menor escala, pues su altura es de sólo 8 metros, aunque se conserva en extraordinarias condiciones.

Pero se trata de una reconstrucción del arqueólogo Eduardo Pareyón, tomando como referencia maquetas manufacturadas en barro de la época prehispánica, así como dibujos de conquistadores y cronistas. Presenta varios cuerpos con una sola escalinata doble marcada en medio y en parte superior se reconstruyó un templo. En el interior se encuentra una banqueta y la escultura de Chac Mool.

Te puede interesar: Ehécatl, la pirámide del Metro de la CDMX

Más allá de la pirámide de Acatitlán

La exploración total de Acatitlán se realizó en 1961 por el arqueólogo Eduardo Pareyón, sin embargo, sus primeras investigaciones se registran entre 1923 y 1924, para revelar que no se encuentra registrada en las fuentes prehispánicas e históricas, así que se cree, el sitio fue abandonado mucho antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI.

Datos del INAH señalan que sus orígenes se remontan al año de 1200 d. C., con la llegada de grupos chichimecas provenientes del norte, quienes se mezclaron con sobrevivientes de la cultura tolteca, para adquirir conocimientos en astronomía, arquitectura, agricultura, escritura, entre otros.

Te pude interesar: Yohualichan: la zona totonaca con “cavernas” en sus pirámides

Posteriormente establecieron los reinos de Coatlinchan, Huexotla y Texcoco. Durante ese periodo de expansión, los chichimecas de Xólotl, a través de sus capitanes establecieron el asentamiento de Santa Cecilia, donde generaron una agricultura temporal, mientras  explotaban la sal como actividad económica.

Junto a la pirámide de Acatitlán se halla una casa de finales del siglo XIX, que alberga el Museo de la Escultura Mexica Dr. Eusebio Dávalos Hurtado, con una colección de piezas de piedra y cerámica mexica. Además cuenta con dos salas en donde se exhiben el comedor y la cocina de la época.

Historias en video



En Vivo