Recorre la ruta del cacao en Tuxtla Chico, en Chiapas

Descubre su producción y participa en un taller para elaborar chocolate de manera artesanal.

321
ruta del cacao en Tuxtla Chico
Foto: @SECTUR_mx/Twitter

Como parte de los hábitos de alimentación que se gestaron tradicionalmente en la cultura maya, encontramos que desde la época prehispánica el chocolate era de suma importancia. Es así como actualmente se traza la ruta del cacao en Tuxtla Chico, la cual se complementa con su arquitectura, costumbres y gastronomía.

Se dice que no probar su chocolate, es como no haber visitado esta tierra, así que la recomendación para arrancar con la ruta del cacao en Tuxtla Chico, primero hay que visitar sus plantaciones y descubrir el paso a paso de su producción, hasta convertirse en el suculento chocolate de Chiapas.

La ruta del cacao en Tuxtla Chico continúa en el taller de chocolatería artesanal, perteneciente a la familia Laparra. Ya son tres generaciones -encabezadas por mujeres- las que elaboran artesanalmente esta delicia, bajo la receta original. Las féminas se encargan de introducir a los visitantes sobre la importancia del cacao en la región.

Te puede interesar: Cenote de Chukumaltik: “La bella escondida” finalmente se revela para el mundo en Chiapas

¿Qué más se realiza en la ruta del cacao en Tuxtla Chico?

Además de contar grandes anécdotas y transmitir toda su pasión por este oficio. Así que en el taller gastronómico, también se muestra y explica todo el proceso que conlleva esta semilla, para después fabricar con las manos, ricos postres que deleitarán cada uno de los sentidos. La experiencia concluye con un espumoso chocolate caliente.

Continúa tu travesía por este encantador pueblo, donde hay que hacer una parada obligada en la zona arqueológica de Izapa, cuya existencia data desde 1500 aC. En este sitio se aprecian estelas que muestran ideas mitológicas sobre el ser humano y la naturaleza; también hacen referencia sobre personajes del Popol Vuh.

La ruta del cacao en Tuxtla Chico concluye con una visita en su centro histórico, en la iglesia de María Candelaria, construida en 1808, la cual posee un hermoso retablo del siglo XVIII, así como un recorrido por su pintoresco mercado, plaza principal y las escalinatas de colores, donde circula el aire fresco de la selva.

Mayor información: 

http://www.turismochiapas.gob.mx/

 

Artículo anteriorLas mejores experiencias en el Pueblo Mágico de Orizaba
Artículo siguienteEste es el primer hotel dedicado al cómic en Bruselas