Samalayuca, la extensa área de protección en el desierto de Chihuahua

Un oasis en el desierto tiene origen desde hace mil años cuando las tribus nahualtecas encontraron aguas en sus manantiales

565
samalayuca
Sectur

Samalayuca es una increíble extensión desértica en el extremo norte de Chihuahua, a 50 kilómetros al sur de Ciudad Juárez y recibe su nombre debido a que la principal población de la región es el pueblo de Samalayuca. Aquí encontrarás impresionantes dunas de arena sílice, blanca y fina, las cuales se mueven con el viento y son el centro de una región desértica mucho más amplia. 

Aquí, en gran parte de los médanos se encuentran libre de la vegetación del matorral espinoso, que impiden la visibilidad. La extensión abarca principalmente desde el Municipio de Juárez y en los vecinos de Ascensión y Guadalupe, son atravesados de norte a sur por la Carretera Federal 45 y el Ferrocarril México-Ciudad Juárez, en últimas fechas constituyen un atractivo turístico, sobre todo de turismo de aventura.

Te puede interesar: Isla de la Concepción, reserva de la biósfera en Chiapas que debes conocer

¿Cuál es la historia de Samalayuca? 

El área de protección de flora y fauna fue en un inicio abrevadero en el desierto, hace más de mil años, donde una de las tribus nahuatelcas pasó por este lugar y encontró agua de sus manantiales, alimentos, así como pequeños arbustos que le otorgaban comida y sombra para protegerse de los rayos del sol. Así fue como este oasis en el desierto fue tomando importancia, al principio se le llamó Tsamalaxallican, que quiere decir “lugar de arbustos rodeados de arenas”, pero los españoles no podían pronunciarlo a su llegada y tuvieron que derivarlo a  Tsamalayucan, y después en el nombre actual Samalayuca.

De acuerdo con Fausto Gómez Tuena, los petrograbados que se encuentran en la Sierra de Samalayuca se atribuyen a la cultura denominada Jornadas Mogollón, que a la vez compartían con los Anazasi un amplio territorio que forma los vértices de los ríos Gila, al Norte; Santa María, al sur; Grande o Bravo, al oriente y Casas Grandes, al poniente; este tallado en roca se estima data de los años 900 al 1300 d.C.

Después de la llegada de los españoles, el territorio de Samalayuca, fue ocupado de manera temporal por indígenas y por los apaches nómadas, ya que los manantiales quedaban en sus travesías entre el río Casas Grandes, la Laguna de Guzmán y el río Grande o Bravo.  Fue hasta el 5 de junio de 2009, un decreto del presidente Felipe Calderón Hinojosa estableció el Área de protección de flora y fauna Médanos de Samalayuca.

También te puede interesar: Explora Otinapa, Durango, destino abrazado por un maravilloso bosque

En Samalayuca podrás encontrar la Finca Agropecuaria Meléndez, las famosas huertas para disfrutar de la vida de campo, el ojo de la casa una ex hacienda que tiene un balneario para familias, y el Mezquite, una organización de producción y comercialización de los productores de campo.