Tamales estilo Jalisco, una delicia gastronómica digna de compartirla con el mundo

Se acerca el Día de la Candelaria y con esto el pretexto perfecto para degustar unos deliciosos tamales, platillo típico de la gastronomía mexicana, imperdible para esta importante fecha.

702
Tamales estilo Jalisco, una delicia gastronómica digna de compartirla con el mundo
Foto: Archivo Sectur Jalisco

Para celebrar el día de la Candelaria en México, el platillo tradicional y por excelencia son unos buenos tamales acompañados de un delicioso y calientito atole, aunque sabemos que los tamales se consumen durante todo el año en todo nuestro país, esta es fecha se vuelve icónica.

¿Por qué comemos tamales cada 2 de febrero?

El Día de la Candelaria es una fiesta popular que se festeja cada 2 de febrero, dando fin al periodo de la Navidad ya que se cumplen los 40 días del nacimiento del Niño Dios. Este día nos recuerda la presentación de Jesús en el templo y la purificación de la Virgen María y en muchas ocasiones, estos son patrocinados por aquellos a quienes les “tocó el Niño” en la tradicional Rosca de Reyes, del 6 de enero.

Como sabemos, los tamales son un platillo típico de la gastronomía mexicana, imperdibles para celebrar esta importante fecha de la Candelaria.

Los tamales se elaboran con masa de maíz, se rellena de carne, frutos o vegetales y se envuelve, pero gracias a su extensa variedad y su fácil acceso es un alimento que tiene su versión en cada estado del país, por lo que incluso puede ser comido en torta.

Origen del tamal en nuestro país

Los tamales tienen una historia de más de 500 años y son un clásico de la gastronomía mexicana y son descritos en México por fray Bernardino de Sahagún en la Historia General de las cosas de Nueva España a principios del siglo XVI.

En ningún país existe tanta diversidad de tamales como en México, se dice que hay más de 500 variedades, y cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales, tantos que un tamal puede llevar o no relleno y puede contener carne, vegetales, chile, frutas, salsa, etc. Además de que pueden ser dulces o salados.

Y en  nuestro país, Jalisco no es la excepción, muestra de ellos son estas opciones que podemos disfrutar en nuestra mesa con un poco del toque de esta región:

  • Tamales tapatíos. Esta variante de Jalisco mezcla la masa tradicional con arroz remojado y molido, tradicionalmente los lugareños lo rellenan con carne de res o cerdo guisada con jitomate, chile pasilla, almendras, pasas, aceitunas, cebolla y especias, dando un resultado más esponjoso que el ya conocido en la Ciudad de México.
  • Tamal colado. Este tipo se elabora con una masa de maíz dulce muy fina, preparado con leche condensada, clavos de olor, canela y sal, también se le agregan nueces y cacahuates picados; se pueden encontrar en el Pueblo Mágico de Tapalpa.
  • Tamal de acelga. Este también es un platillo típico del Pueblo Mágico de Tapalpa, aquí la masa de maíz se rellena de acelga y queso, y a la hora de servir se baña en una deliciosa salsa verde con crema y queso fresco.
  •  Tamal arcoíris. Como su nombre lo dice, este tamal multicolor (rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado), está elaborado con una masa sabor vainilla. Esta versión dulce, creada para celebrar las fiestas del mes del Pride, se puede saborear específicamente en San Pedro Tlaquepaque.

Datos curiosos del consumo de tamales en nuestro país:

  • El 32% de los mexicanos come tamales y 17% toma atole a lo largo de la semana en el hogar.
  • En el desayuno y los domingos es donde más se consume este platillo.
  • Las ocasiones de consumo semanal de esta mancuerna en casa creció el año pasado, tamales un 15% y 19% el atole. 
  • Durante 2020 cada semana en promedio el 32% de los mexicanos consumió tamales.

Sin duda Jalisco es un destino gastronómico que conjunta tanto las tradiciones ancestrales como las nuevas tendencias, por lo que no importa la opción que elijas, estos tamales muestran la sazón del Estado en cada mordida.

Historias en video



En Vivo