¿Cuándo llegaron los fuegos artificiales a México?

Una de las grandes tradiciones de cada 16 de septiembre son los fuegos artificiales, pero ¿cómo llegaron a México?

193
fuegos artificiales
Foto: Twitter/ @indalecio_r_v

Aunque los fuegos artificiales fueron inventados por la cultura china, para usos ceremoniales y religiosos, pero en la actualidad es de uso principal en México hoy en día.

Te puede interesar: Pueblos mágicos ideales para celebrar el grito de Independencia

¿Cómo llegaron los fuegos artificiales?

La producción y el uso de la pirotecnia llegó a México a través de Europa. En la época de la Conquista fue cuando arribó al país.

Las culturas prehispánicas tenían formas de manipular fuego para fines ceremoniales, la popularidad de los fuegos artificiales llegó a México después, en el siglo XIX.

En la Nueva España ya se había establecido, las autoridades de ese entonces también presentaron problemas, como ahora, para regularizar la manufactura de los fuegos artificiales.

En 1600, durante el gobierno del virrey Luis de Velasco, se decidió que sería una mejor idea que fuera construida la primera fábrica, o mejor dicho, el primer “estanco de cuetes” que fuera la distribuidora exclusiva de pólvora de todos los coheteros (como también se les llama a las personas que hacen, pues, los cuetes) de México. Se encontraba en Chapultepec y fue conocida como “La fábrica de pólvora de Santa Fe”.

El auge de este nuevo producto en nuestro país causó grandes conflictos o accidentes, pues la regulación del mismo generó problemas entre los fabricantes pequeños, ocasionando grandes accidentes, pues preparaban la pólvora en la azotea de su hogar sin ningún tipo de protección o regulación.

Actualmente, Latinoamérica es la segunda mayor productora de fuegos artificiales, la mayoría para uso doméstico, con productos que van desde pequeños petardos hasta grandes fuegos artificiales como los llamados “castillos” y “toritos”.

Tultepec, hogar de los fuegos artificiales

El primer lugar que comenzó a producir pólvora fue Tultepec, en el cual durante el periodo colonial fue separado de la Ciudad de México y tenía abundante salitre, del cual los químicos podían ser extraídos.

Tultepec tiene 200 años de tradición de hacer pirotecnia, con aproximadamente el 65% de la población involucrada directa o indirectamente en la producción de fuegos artificiales.

Te puede interesar: Huasca de Ocampo, poseedor de bosques encantados en Hidalgo

En Tultepec toda la pirotecnia está hecha a mano, incluyendo decoración y envase, en su mayoría en pequeñas fábricas o talleres que producen de todo, desde pequeños petardos hasta fuegos artificiales de doce pulgadas para espectáculos profesionales.

Historias en video



En Vivo